Menor hondureño muere ahogado al intentar cruzar a EEUU

Al salir de su natal Morazán, Yoro, el pequeño Ezequiel Adonay Bonilla con apenas siete años de edad iba con las esperanzas de reunirse con  su madre en Atlanta; sin embargo, perdió su vida al caer de la balsa en la que pretendía cruzar el río Bravo.

Tras conocer la noticia, Ronan Danilo Bonilla, padre del menor solicitó al Consulado de Honduras en Atlanta ayuda en la búsqueda de su hijo; lamentablemente el cuerpo inerte del pequeño Ezequiel fue encontrado en McAllen, Texas.

“Ay esos son sus zapatitos mi amor, son sus zapatitos, ay son los calcetines que yo le dejé; ay Dios mío son los calcetines de mi hijo, ay mi hijo Dios mío, mi hijo, mi hijo murió, mi hijo se murió”, son los gritos desgarradores de la madre captados por un medio de comunicación estadounidense al momento de que la señora se enteraba de la muerte de su niño.

Los familiares de Ezequiel se unen al llamado de las autoridades ante los peligros de la migración irregular, donde las personas, además de correr el riesgo de ahogarse o morir mutiladas por el tren, pueden ser asesinadas o secuestradas por bandas de extorsión y crimen organizado.

La vicecanciller en Asuntos Consulares, Nelly Jerez, lamentó que la triste historia de Ezequiel es una situación frecuente en la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde a diario se reciben solicitudes de apoyo para repatriaciones, denuncias de secuestro, extorsión, tráfico o trata de personas, entre otros riesgos a los que se enfrentan los compatriotas en la ruta migratoria.

Igual se sigue a la espera de que la cónsul de Honduras en Mcallen, Texas, Ana Bulnes, tenga el informe final de medicina forense y de esta forma poder  reconfirmar la información brindada por los padres y proceder a gestionar la ayuda que las familia requiera, informó.

Asimismo, detalló que la cónsul hondureña, María Fernanda Rivera, desde el miércoles pasado, cuando se reportó el desaparecimiento del menor, está haciendo las gestiones pertinentes para apoyar la familia Bonilla Melgar, llevando un seguimiento del caso y acompañando a los padres en cada momento.

Riesgo permanente

Jerez indicó que este martes también se recibió la información de una hondureña y su hija que fueron rescatadas por la Patrulla Fronteriza en el sector de Yuma, Arizona, con una deshidratación severa que actualmente las mantiene en cuidados intensivos.

La madre se llama María Araceli Cárdenas Reyes, tiene 29 años y está en cuidados intensivos en el Hospital Yuma Regional Medical Center, mientras que la menor, de dos años de edad, quien responde al nombre de Ana Victoria Martínez Cárdenas, fue trasladada de emergencia por vía aérea  al Phoenix Children’s Hospital, detalló.

Este martes también fueron rescatados 289 migrantes centroamericanos que eran transportados en dos tráileres en Ciudad Victoria, Tamaulipas; en su mayoría son de Guatemala, pero también hay salvadoreños y hondureños, entre ellos un menor no acompañado, agregó.

La vicecanciller explicó que en lo que va del año cerca de un centenar de migrantes irregulares hondureños han perdido la vida en el camino hacia Estados Unidos, ya sea producto de asesinatos por parte de bandas criminales, ahogamiento, caídas de tren o deshidratación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *