Lluvia de aspirantes presidenciales en Honduras

La fiebre de lanzamientos de precandidaturas presidenciales se apoderó de la clase política hondureña, que dejó atrás la crisis desatada tras la última elección general y desde ya se prepara para los comicios del 2021.

Virtualmente todos los grandes partidos políticos tienen una lista de aspirantes, mientras que los pequeños y muchos en formación ya presentaron sus credenciales a los futuros electores.

Las expectativas contrastan con la elección de los nuevos titulares de los recién creados órganos electorales que fueron seleccionados en base a una repartición entre los partidos políticos más poderosos electoralmente.

Y es que resuelto ya el último nudo que había en la clase política, la integración de los próximos organismos electorales, los políticos están en una frenética carrera para arrancar desde ya y apoderarse de las primeras posiciones con el fin de obtener una ventaja en la carrera por lograr la Presidencia de la República o con bien claro lo aceptan al menos “un trozo del pastel”.

El fin de semana se conocieron anuncios de lanzamientos de precandidaturas presidenciales como el del comisionado presidencial para el Cambio Climático y exministro de Educación, Marlon Escoto, que lanzó su movimiento Rescatemos Honduras y anunció que se lanzará en los próximos días para obtener las 100 mil firmas que se requieren para inscribir su partido.

Igualmente en el partido Liberal, el directivo  José Luis Moncada anunció que comenzó el “proceso de exploración” para lanzar su precandidatura presidencial de cara a las internas y generales del 2021.

Moncada, integrante del Consejo Central Ejecutivo, es un opositor a la línea que controla el partido y que dirige Luis Zelaya Medrano, actual presidente de la agrupación partidaria.

También fue conocido el interés del sector Pueblo Organizado en Resistencia (POR) del Partido Libertad y Refundación (Libre) de nominar a Hortensia Zelaya Castro, conocida popularmente como “La Pichu”, hija del fundador de la agrupación, el expresidente Manuel Zelaya.

Honduras vivió el 2018 una crisis política derivada de las elecciones generales del 2017, las cuales fueron ganadas por el Partido Nacional y su candidato el presidente reelecto Juan Orlando Hernández.

Los resultados fueron cuestionados y no reconocidos por buena parte del arco político, la Alianza de Oposición (Libre y Pinu) que postuló a Salvador Nasralla, así como por el Partido Liberal que promovió a Luis Zelaya.

Pero posteriores disensiones entre los antiguos aliados políticos opositores han hecho que la petición de reconocer el triunfo de Nasralla o el llamado a nuevas elecciones ha sido ya olvidado y todo se enfoca ahora en preparar los nuevos procesos electorales de parte de la oposición, así como del partido gobernante, el Nacional.

Lluvia de candidatos

Pero el clima político empezó desde antes a acumular nubes de aspirantes a tal grado que en la actualidad hay una lluvia de candidatos a lograr la nominación presidencial de sus agrupaciones políticas.

En los tres más grandes, existe una retahíla de candidatos listos para la lucha electoral que debe desatarse ya el próximo año, ya que, de mantenerse el actual calendario electoral, en marzo del 2021 ya deberían efectuarse las elecciones internas para escoger los candidatos de la fórmula presidencial, la lista de diputados y los de las corporaciones municipales.

Liberales en efervescencia

En el Partido Liberal la nube de candidatos llega a ocho aspirantes, aunque algunos no lo han manifestado explícitamente, sus acciones les hacen colegir su intención y en otros casos sus nombres están en las primeras posiciones de esas fuerzas poderosas que mueven las organizaciones partidarias y que se mantienen en la discreción mediática.  Comienza con el actual presidente del Consejo Central Ejecutivo Luis Zelaya; le sigue Yani Rosenthal, esperado el año próximo; Oscar Melara, Raúl Valladares, Federico Fortín, Eleazar Ramos, José Luis Moncada y Arístides Mejía, aunque el último dijo que solo ha regresado a su partido, tras su travesía por Libre y luego con Salvador Nasralla.

Por su lado en Libre, la familia Zelaya Castro reúne la mayor cantidad de candidaturas, a pesar de que el jefe de esta y del partido parecía decantarse inicialmente por el diputado Jorge Cálix, propuesto por el movimiento 28 de junio.

La candidatura de Cálix fue lanzada por Carlos Zelaya, hermano del expresidente Zelaya, y lo apoya en sus giras al interior Héctor Manuel Castro Zelaya, hijo del exmandatario.

Pero hay otros grupos que proponen a la excandidata presidencial Xiomara Castro, esposa de Zelaya, y a Hortensia Zelaya Castro, “La Pichu”, como lo hace el POR.

Fuera de la familia Zelaya, anunció su aspiración presidencial Wilfredo Méndez, que la elección pasada aspiró a la candidatura a la Alcaldía Municipal del Distrito Central (AMDC).

Nacionalistas con muchas cabezas

El oficialista Partido Nacional tiene varios movimientos que desde ya pugnan por lograr alzarse con la candidatura presidencial, aunque el gobierno del presidente Hernández todavía le falta más de la mitad de su segundo mandato.

El llamado “movimiento sin cabeza”, integrado por varios diputados y figuras a fin al Ejecutivo, postulan al alcalde capitalino Nasry “Tito” Asfura, aunque este oficialmente no ha aceptado ser la cabeza visible.

El movimiento oficialmente se denominó Unidad y Esperanza, luego de la aparición de Asfura en una reunión celebrada en Comayagua, pero se quedó con el mote “Sin cabeza”.

Por su lado el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, impulsa conversatorios a nivel nacional denominados Juntos Podemos, lo que da pie que ese será el nombre de su movimiento.

Oliva, bajo el slogan de “buena onda”, ya se ha desplazado por el occidente, centro y sur del país y va captando a diputados y alcaldes en derredor de su figura. Al igual que Asfura señala que no han postulado oficialmente a la candidatura presidencial.

También se ha desplazado por el país y mantienen encuentros con sus partidarios el designado presidencial Ricardo Álvarez, que ya buscó la nominación el 2013 y que sigue concitando fuerzas azules y reavivando el fervor de su partido.

Otra figura mencionada es el titular del comité central Reinaldo Sánchez quien es el líder partidario más fuerte de Olancho y que ha estructurado cuadros desde su posición partidaria.

También buscan una posición de primer orden la designada presidencial Olga Alvarado y el jefe del movimiento Monarca, Roberto Castillo.

Salvador de Honduras

El excandidato presidencial Salvador Nasralla forma su propia agrupación Salvador de Honduras para optar por tercera ocasión por la Presidencia de la República. Los jóvenes siguen siendo una fortaleza de Nasralla así como independientes con tendencia centro derecha.

Esdras sigue su ruta y otros hacen lo propio

También otros políticos están formando sus propios movimientos políticos como la Nueva Ruta del excongresista Esdras Amado López, que comenzó en las filas de Libre y las elecciones pasadas intentó una alianza con el FAPER de Andrés Pavón. Esdras Amado López ha recorrido el país y ha organizado cuadros que le dan fortaleza ante la conformación legal que debe llenar y su construcción ha sido sostenida.

Igualmente buscará formar su propio partido político el diputado Enrique Yllescas, que llegó por la Alianza Patriótica, pero renunció para formar la agrupación “Todos somos Honduras”.

Mientras el diputado Mario Noé Villafranca de Unificación Democrática anunció el mes pasado que buscará la candidatura presidencial de la agrupación.

Igual están pendientes las candidaturas presidenciales de los partidos ya establecidos como Anticorrupción (PAC), Alianza Patriótica, Democracia Cristiana y Pinu.-Proceso.hn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *