Honduras dentro de los 10 países en los que es más común el soborno en América

HN10CORRUPTOS

HN10CORRUPTOSSiguen llegando desde el extranjero más información que revela el desastre de Gobierno que tiene Juan Orlando Hernández.

Luego de varias encuestas realizadas por el Barómetro de las Américas, desde que Juan Orlando Hernández asumió el poder, los niveles de soborno han colocado a Honduras dentro de los 10 países en donde esta acción ilícita es común.

Haití es el país americano en el que más difundido y naturalizado está el soborno, según el Barómetro de las Américas, que realizó encuestas en 25 países del continente. El 69,2 % de los ciudadanos admitió que alguna autoridad le pidió una dádiva para otorgarle un beneficio, exonerarlo de un delito o sencillamente hacer lo que debería según establece la ley.

En segundo lugar está Bolivia, con 30,2%, y tercero está Paraguay, con 28,1 por ciento. Después están México (27,2%), Venezuela (26,6%), Perú (26,4%), Ecuador (26%), República Dominicana (23,3%), Honduras (23%) y Guatemala (20,7%).

En el extremo opuesto está Canadá, donde sólo el 4,4% de los encuestados dijo que lo habían presionado para pagar algún tipo de soborno en los 12 meses anteriores.

El segundo mejor ubicado es Chile, con apenas 5,3% de respuestas afirmativas. Y el tercero es Uruguay, con 6,7 por ciento. Completan la cabecera Estados Unidos (7,8%), Jamaica (9,8%), El Salvador (9,8%), Trinidad y Tobago (10,2%), Colombia (13,6%), Brasil (13,9%), y Nicaragua (14,7%).

En una posición intermedia entre los países donde es más y menos frecuente esta práctica, aparecen Costa Rica (15,5%), Guyana (15,8%), Argentina (16,8%), Panamá (18,8%) y Belice (20,5%).

“El soborno no es un problema exclusivo de América Latina, es global. De tal forma que diferentes organismos internacionales empezaron a considerarlo un desafío para las políticas anticorrupción”, explica Gerardo Berthin, experto y analista en temas de transparencia.

“La dinámica latinoamericana sigue teniendo un serio problema de percepción de corrupción, aunque hay algunos indicadores que muestran que se está manteniendo levemente estable.

Y otro es la impunidad: qué pasa con los sistemas de justicia e investigación cuando hay que aplicar una sanción”, agrega.

El pago de sobornos es uno de los indicadores más claros de cuán corrupto es un país, porque involucra en el ilícito a ciudadanos y a funcionarios por igual. Además, cuando está muy difundido, se manifiesta en todos los sectores de la sociedad.

“El soborno es multinivel, aparece en prácticas cotidianas, como una multa de tránsito que se quiere evitar, hasta en funcionarios públicos que reclaman dinero para hacer la vista gorda ante ilícitos. Es una práctica recurrente en países en los que la institucionalidad no está consolidada”, explica el politólogo Jahir Dabroy, maestro en Políticas Públicas por la Universidad Autónoma Metropolitana de México e investigador de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

“Hay que verlo dentro de un contexto sistémico -dice Berthin. Por lo general, cuando hay una alta percepción de sobornos en el sector público, se refleja también en los negocios privados y en las empresas. Por eso las políticas deben ser integrales”.

¿Qué diferencia a los países con baja proporción de sobornos de aquellos en los que es una práctica habitual? ¿Qué tienen en común Canadá, Chile, Uruguay y Estados Unidos? ¿Qué comparten Haití, Bolivia, Paraguay y México?

“La diferencia es el abordaje, tanto en el aspecto preventivo como en el castigo. En Estados Unidos, por ejemplo, si bien hay herramientas federales, cada estado tiene sus propios instrumentos para prevenir y sancionar la corrupción. Lo mismo en el caso de Canadá, que tieneuna política clara, descentralizada y efectiva. Tienen una fuerte estructura institucional en materia de prevención, de control y de sanción, y hay mayor sensibilidad hacia la población”, dice Berthin.

“En gran parte de América Latina -continúa- ocurre lo contrario. La política es principalmente promovida por los poderes ejecutivos, hay muy poca acción de los legislativos y judiciales, y faltan órganos independiente y creíbles que puedan llevar a cabo la temática con celeridad y transparencia”.

En la misma línea se expresa Dabroy. “Se diferencian en al menos tres aspectos: estados fuertes, educación y una cultura social distinta. En la ausencia de instituciones del Estado que puedan brindar garantías a los ciudadanos, estos se vuelven más individualistas, pero en un individualismo perverso, en el cual cada uno se puede valer de cualquier cosa para solucionar sus problemas”, concluye.

Aquí el capitulo 5, en donde el Barómetro de las Américas, explica sobre los niveles de corrupción que lleva a estos países estar en esta lista.

(Traducción del Ingles al Español)

Capítulo 5. La corrupción en las Américas

Matthew M. Singer, Ryan E. Carlin, y Gregory J. Amor

I. Introducción

Si bien la corrupción arrastra el crimen y la economía en las prioridades públicas en las Américas (ver Figura1.4), sigue siendo un problema importante en el hemisferio. Por ejemplo, un análisis reciente mirando a diversos indicadores de éxito del gobierno en la lucha contra la corrupción recopilados por el Banco Mundial1 constata, en promedio, los gobiernos de América Latina tienen menos éxito en la lucha contra la corrupción que sus contrapartes en Europa Occidental y América del Norte y Europa del Este sendero en la promoción de un gobierno limpio (Mungiu-Pippidi, Martínez, y Vaz Mondo 2013). América Latina tiene niveles comparables de la corrupción con Asia y tiene menos corrupción, más en promedio, que el África subsahariana y los miembros de la antigua Unión Soviética. Sin embargo, los niveles de corrupción varían sustancialmente en todo el hemisferio, con un poco de países ubicándose entre las más limpias del mundo, mientras que en los países vecinos el soborno es una parte de la vida cotidiana de muchos ciudadanos.

El hecho de no impedir que los funcionarios hagan mal uso de su poder para su beneficio personal puede tener consecuencias económicas y sociales perjudiciales. Los economistas han observado efectos adversos de la corrupción en crecimiento (Ugur 2014) y distribución de la riqueza (Gupta, Davoodi, y Alonso-Terme 2002) 0.2 Porque corrupción desvía fondos de beneficiarios de programas públicos, disminuye la eficiencia y calidad de los servicios públicos (Shleifer y Vichny 1993; Ehrlich y Lui 1999). El resultado puede ser mayor las tasas de mortalidad (Silverson y Johnson 2014). Por supuesto que la corrupción socava la igualitaria administración de justicia (Rose-Ackerman 1999; Pharr 2000; Méon y Sekkat 2005; Morris 2008;

Fried, Lagunes, y Venkataramani 2010). Algunos han sugerido además que la corrupción erosiona sociales de capital, haciendo que sus víctimas tengan menos confianza de sus conciudadanos (Rothstein y Uslaner 2005;

Rothstein y Eek 2009).

La corrupción también genera costos políticos. Se ha demostrado que reduce la participación de los ciudadanos en la política (McCann y Domínguez, 1998;. Chong et al 2011; Stockemer, LaMontagne y Scruggs 2013) y obstaculizar el apoyo a las instituciones democráticas y la democracia en términos más generales (Seligson 2002,

2006; Morris 2008; Booth y Seligson 2009; Salinas y Booth 2011). De hecho, algunos estudiosos sostienen que los resultados de la gestión política como la corrupción tienen un mayor impacto en la estabilidad democrática de los resultados económicos (Evans y Whitefield 1995; Bratton y Mattes 2001).

Así, en este capítulo se documenta cómo los encuestados en el Barómetro de las Américas 2014 percibían y experimentado corrupción. Nos centramos en dos dimensiones relacionadas pero distintas: si el se le pidió demandado a pagar un soborno para obtener servicios y si perciben los funcionarios públicos como corruptos.

Estas dimensiones gratuitos capturan dos facetas diferentes de la corrupción: medidas de corrupción victimización toque la corrupción en el día a día de la gente observa y perdurar mientras preguntas sobre la corrupción en el gobierno también puede realizar un seguimiento de corrupción a gran escala, como los escándalos nacionales, con la que

los encuestados no tienen experiencia personal. Además, los ciudadanos a menudo tienen diferentes tolerancias cuando viene a qué tipo de actividades llevadas a cabo por los funcionarios públicos que consideran corrupto (Treisman 2007; Donchev y Ujhelyi 2014). Es decir, estos dos tipos de preguntas proporcionan ventanas en dos diferentes formas de fallas de gobierno, los cuales pueden tener consecuencias negativas para la democracia en el Américas.

A pesar de las diferencias en estos indicadores, los datos confirman la corrupción en todas sus formas es común en toda América Latina. Los niveles de corrupción política percibida son altos y no tener mejorado significativamente desde el Barómetro de las Américas 2012, aunque varios países han visto cambios significativos. Victimización de la corrupción también está muy extendida entre la población, a pesar de cierta grupos son más propensas a estar expuestas que otros. Para concluir, consideramos si los encuestados en las Américas están tan acostumbrados a la corrupción que se han aclimatado a pagar sobornos. La única buena noticia es que la gran mayoría de los 2.014 encuestados informan que Barómetro de las Américas pagar un soborno nunca es justificable, incluso si ellos mismos tuvieron que pagar un soborno en el último año. Mientras esto sugiere residentes de la región no han abandonado el compromiso de limpiar la gobernanza, el fracaso de tantos regímenes para impedir totalmente la corrupción pueden tener consecuencias negativas para los niveles de la vida política apoyo a la democracia y sus instituciones.

II. Principales conclusiones

Los hallazgos de este capítulo se pueden resumir de la siguiente manera. En primer lugar, con respecto a las principales conclusiones, vemos las siguientes pautas:

 En un país medio en el hemisferio, aproximadamente uno de cada cinco de las Américas declarantes pagaron un soborno en el último año.

 victimización Soborno se informó en niveles especialmente altos entre los ciudadanos que tienen comprometido con los gobiernos municipales, los tribunales y la policía.

 niveles de victimización soborno-Región promedio no han cambiado desde 2012.

 niveles de victimización Soborno varían según el país, con Haití un valor atípico extremo.

 La mayoría de los encuestados creen que la corrupción es común entre los funcionarios públicos, con promedio niveles de corrupción percibidos sin cambios respecto a años anteriores.

 Si bien uno de cada seis encuestados de las Américas creen que el pago de un soborno puede ser justificado en algunas circunstancias, ese número es mucho mayor entre los que pagaron un soborno durante el año anterior a la encuesta.

 Sin embargo, incluso entre los que pagaron un soborno, la gran mayoría no cree que los sobornos son justificables. En segundo lugar, considerar los factores que llevan a los ciudadanos a tener diferentes niveles de exposición a la corrupción y la percepción de que es muy común. La evidencia de estos análisis es consistente con las siguientes conclusiones:

 victimización soborno es más común que los hombres, en las zonas urbanas, en lugares donde la delincuencia es común, y para la mediana edad.

 victimización soborno es generalmente más común para los encuestados ricos sino también entre las personas que reciben asistencia financiera del gobierno.

 Los hombres, los que viven en zonas urbanas o en lugares donde el crimen es común, rico entrevistados y encuestados educados son más propensos a creer que el gobierno es

III. Experiencias personales con la corrupción

Las encuestas de las Américas han empleado con el tiempo una serie de preguntas que miden victimización por corrupción, centrándose específicamente en el soborno, porque esta es la forma que es más común para el ciudadano medio. Dado que las definiciones de corrupción pueden variar a través de los diferentes contextos nacionales, que evitar la ambigüedad mediante preguntas directas, tales como: “En el último año, ¿ha tenido que pagar un soborno a un funcionario del gobierno?  “Hacemos preguntas similares acerca de demandas de sobornos a nivel de locales gobierno, de los agentes de policía, de las autoridades militares, en las escuelas, en el trabajo, en los tribunales, en público centros de salud, y otros ajustes (ver más abajo para las preguntas exactas). Al preguntar sobre la variedad de formas en que las personas interactúan con el gobierno, los datos ofrecen una amplia instantánea de la forma la corrupción puede tomar.

En la Figura 5.1 desglosamos las respuestas a estas preguntas en dos formas; la cifra izquierda muestra el porcentaje promedio de los encuestados que dijeron haber sido pidió al menos un soborno en cada ajuste a medir el alcance general de los diferentes tipos de victimization.

3 la corrupción Sin embargo, estos números son afectada por dos factores: la frecuencia con qué interacciones en cada resultado de ajuste en los ciudadanos se les pide para un soborno y la frecuencia con la que los ciudadanos tengan interacciones en cada uno de los ajustes de la encuesta pregunta acerca. Puesto que también preguntó a los entrevistados acerca de sus interacciones con diferentes oficinas e instituciones, también podemos medir directamente el porcentaje de encuestados cuyas interacciones les dio la oportunidad siendo objeto de corrupción posteriormente pagado un soborno. El lado derecho de la figura de este modo se ve en la número de personas que se les pidió que pagar un soborno en cada posición, de un porcentaje de las personas que tenían interacciones relevantes. Las preguntas acerca de la solicitud de sobornos de la policía, los soldados y el gobierno los empleados no preguntar si los encuestados tenían algún trato con estos funcionarios y así la estima porcentajes de estas tres categorías son constantes a través de las dos partes de la figura.

Los datos de la Figura 5.1 demuestran la amplia gama de ámbitos donde se produce el soborno. Para ejemplo, en la población total de las experiencias más comunes de corrupción ocurren con la policía, como el 10% de los encuestados informó un oficial de policía pidiéndoles un soborno en el último año. Si restringimos nuestro

la atención a las personas que en realidad habían tenido experiencias con diversas entidades públicas, sin embargo, vemos experimentan la solicitud de sobornos en algunas configuraciones a una tasa significativamente más alta. Por ejemplo, sólo el 1,5% de la muestra total informaron haber pedido un soborno en la corte en los 12 meses anteriores a la encuesta. Todavía tener que presentarse en la corte es relativamente raro – sólo 1 de cada 11 encuestados tenían algún trato con tribunales en esa época – pero entre aquellos individuos que en realidad estaban en el tribunal, el 14% se les pidió que pagar un soborno. Vemos un patrón similar con la corrupción en el proceso de tratar con municipales los empleados del gobierno: mientras que muy pocas personas tenían que procesar un documento con la municipal gobierno en los 12 meses anteriores a la encuesta y por lo tanto sólo el 2,9% de los encuestados reportaron estar solicitado para pagar un soborno, entre aquellos individuos que no tratan de procesar el papeleo con la municipal gobierno, el 14,5% se pidió un soborno. Más del 10% de los individuos con los niños en la escuela eran pedido un soborno relacionado con la educación, mientras que casi el 8% de los encuestados que accedieron a la salud pública servicios fueron blanco. Aunque la mayoría de las interacciones con los funcionarios públicos no implican la corrupción, es un elemento bastante común de la interacción ciudadano-Estado en las Américas.

Al considerar la amplia gama de actividades en las que la corrupción juega un parte, los ciudadanos de la Américas tienen múltiples oportunidades de ser blanco de la corrupción y muchas personas se les pide que pagar sobornos cada año. De esta batería de preguntas entonces podemos construir un índice resumen de si no una persona se le pidió un soborno en al menos uno de estos settings.

4 En un país promedio, poco menos de 1 en 5 encuestados Barómetro de las Américas informaron haber pagado al menos un soborno en los últimos 12 meses (Figura 5.2) 0.5

Esta tasa de experiencias de corrupción es prácticamente sin cambios a partir de 2012 y no es significativamente diferente de los niveles de corrupción en el 2008 o 2006 (Figura 5.3) 0.6

Sin embargo, estos promedios hemisferio enmascaran grandes diferencias entre países (Figura 5.4). Haití tiene el mayor nivel de victimización por corrupción por un margen considerable; más de dos tercios de Haití

Se pidió a los encuestados que pagar un soborno en los 12 meses antes de ser encuestados. Muchos de estos experiencias de corrupción en Haití se producen como ciudadanos tratan de acceder a los servicios sociales; Haití es en realidad justo por debajo de la media regional de solicitudes de soborno de la policía, pero es un caso atípico por soborno que ocurre en las escuelas, los servicios de salud pública y settings.7 trabajo  Bolivia tiene la segunda mayor nivel de victimización soborno

(30%). Sin embargo, esto representa una caída significativa desde 2012, cuando casi el 45% de los bolivianos eran la corrupción victims.

8 Ecuador también vio una caída de dos dígitos en la victimización por corrupción de la encuesta de 2012, de casi 41% a 26%. En contraste, Paraguay, Venezuela, Belice, Panamá y todos vieron la corrupción tasas de victimización aumentan en siete puntos porcentuales o más desde el año 2012. Este trasladaron Paraguay y

Venezuela alrededor del promedio hemisférico para una de las tasas más altas y se trasladó Belice y Panamá desde comparativamente bajos niveles de corrupción en torno a la media regional. Los Estados Unidos, Chile, Uruguay y Canadá tienen los niveles más bajos de corrupción. Para entender lo que las personas tienen más probabilidades de ser blanco de sobornos, modelamos la se les hizo resumen de variables de si los encuestados durante al menos un soborno (la medida presentado en la Figura 5.2) mediante regresión logística. Al igual que en los capítulos anteriores, nos centramos en el características demográficas de la parte demandada y si él o ella vive en una zona urbana o rural. Nosotros

También tener en cuenta dos características que podrían estar relacionados con los encuestados que están en una posición en la corrupta interacciones son probables de ocurrir. En primer lugar es si o no el demandado recibió asistencia financiera por parte del gobierno (excluidas las pensiones o la seguridad social) para probar si esa interacción con el Estado coloca los encuestados en riesgo de ser solicitado por un bribe.

9 En segundo lugar, vamos a modelar si el encuestado vive en un barrio donde ocurrió un crimen para probar si la victimización por corrupción es más probable que ocurra en los lugares donde el estado de derecho es objetivamente weaker.

10 Como modelamos estas diferencias, incluir los efectos fijos de país para el control de las posibles diferencias no medidas entre los países, como por ejemplo la

efectos estimados en la figura explican las diferencias en probable la victimización por corrupción dentro países.

11 Los resultados de este modelo en la Figura 5.5 muestran que los grupos difieren significativamente en su exposición a

12 Al interpretar estas diferencias, es importante recordar que, si bien varias encuestas específicamente preguntar acerca de los funcionarios solicitar sobornos, las preguntas no preguntan si el demandado haya tenido algún papel en la iniciación del soborno. La encuesta no intenta determinar entre estos dos escenarios porque mucha gente va a mentir si se le pregunta si ofrecían el soborno (Kray y Murrell 2013). Sin embargo, en considerar por qué algunos grupos experimentan la corrupción con más frecuencia que otros, no debemos descontar la posibilidad de que la diversidad del grupo refleja las diferencias en las acciones de los individuos que están dispuestos a ofrecer un soborno, así como las diferencias en las que los grupos están dirigidos por los funcionarios. Las diferencias entre los grupos también puede potencialmente reflejar diferencias en la frecuencia con la que los grupos interactúan con específica instituciones o funcionarios del gobierno.

Por ejemplo, las experiencias de corrupción se descomponen en las líneas de género. Los hombres son más propensos a reportar se le pidió una coima que las mujeres. Sin embargo, a través de los tipos de corrupción medidos por la encuesta, encontrar excepciones a este patrón: víctimas de la corrupción en las escuelas y la atención sanitaria son ligeramente más propensos a ser mujer que male.

13 Esta diferencia en los patrones de victimización de corrupción en todos los entornos no ocurrir porque los funcionarios de la educación y la salud son especialmente dirigidos a las mujeres, sino más bien porque las mujeres tenían más probabilidades de ser usuarios de estos servicios. De hecho, entre los usuarios de estos servicios, los hombres y las mujeres tienen la misma probabilidad de ser solicitado sobornos. Sin embargo, en las otras formas de corrupción estudiamos los hombres tenían más probabilidades de pagar sobornos que las mujeres, incluso cuando se tiene en cuenta las diferencias en gobierno y las interacciones sociales a través de géneros.

Dentro de las Américas, solicitud de sobornos también es más común entre los encuestados ricos.

Estas personas tienen más que ofrecer los funcionarios y por lo tanto están bien objeto de frecuentes sobornos, con mayor frecuencia ofrecen a pagar sobornos, o ambos. Los individuos educados también se les pide que pagar más sobornos. En

Al mismo tiempo vemos que las personas que reciben asistencia social, que se concentran abrumadoramente entre las personas pobres, también son significativamente más propensos a haber sido objeto de un soborno de nonwelfare destinatarios. La implicación puede ser que, en muchas partes de las Américas, el proceso de obtener y mantener las prestaciones sociales implica corrupción.

Además, las personas que viven en zonas de alta criminalidad parecen ser más probables objetivos de sobornos.

Un análisis más detallado de datos demuestra que las áreas de alta criminalidad son, como es lógico, altamente correlacionados con se les pide que pagar sobornos a policías. Tal vez lo más sorprendente es que otras formas de corrupción son también se correlacionó con los encuestados que viven en barrios de alta criminalidad. Si bien no podemos afirmar con certeza si la delincuencia de alta hace que la corrupción, está causado por la corrupción, o ambos factores tienen causas subyacentes comunes, la ruptura de la seguridad pública en algunas partes de las Américas va a la mano con una debilidad más amplia en la calidad de la gobernanza. Finalmente, la victimización por corrupción es más comunes en zonas urbanas y se concentra entre los encuestados en las categorías de edad mediana. Ahi esta hay evidencia de que las personas con piel más oscura son más propensos a pedir a pagar sobornos.

En resumen, al mirar a través de la región de América Latina y el Caribe en su conjunto, el 2014 Barómetro de las Américas nos recuerda que, si bien el soborno puede variar un poco entre los grupos y entre países, es habitual en muchas partes del hemisferio.

IV. ¿Cómo los ciudadanos de las Américas Percibir la corrupción en el gobierno?  Dada la frecuencia con la que se pide a los encuestados que pagar soborno, podríamos sospechar que muchos personas en el hemisferio, incluso aquellos que personalmente no se pidió un soborno, creerán que la corrupción es común. Por otra parte, las Américas no son inmunes a los escándalos que involucran a alto nivel funcionarios del gobierno (Carlin, Amor, y Martínez-Gallardo 2014). Así es instructivo mirar más allá experiencias personales para ver cómo los ciudadanos de las Américas perciben la corrupción en general. El Barómetro de las Américas pide a los encuestados a considerar la prevalencia de la corrupción entre officials.14 público concreto, los encuestados se les pide: Siguiendo los procedimientos estándar de LAPOP, las respuestas a esta pregunta (EXC7) son re-codificadas en una 0 a 100 escala, donde 0 representa la percepción de que la corrupción es “muy raro” y 100 representa la percepción de que la corrupción es “muy común”.

El ciudadano medio de las Américas está convencido de que la corrupción es común entre público funcionarios, y algo menos del 80% de los encuestados dijo que la corrupción era o muy frecuente o común entre los funcionarios públicos, y los encuestados están divididos en partes iguales entre las dos categorías (Figura 5.6).

El promedio pública de la corrupción en el 2014 no ha cambiado desde 2012 (Figura 5.7). De hecho, durante de los años, el Barómetro de las Américas se ha llegado a un acuerdo persistente de que la corrupción es común entre los funcionarios públicos; en cada ola desde el año 2006 el porcentaje combinado de encuestados que piensan que la corrupción es algo o muy común es entre 79,9 y 80,9 por ciento. Si bien existe variación en el número de personas que consideran que la corrupción es muy común en comparación con sólo siendo común, los datos muestran consistentemente algunos residentes de las Américas creen que su gobierno es incorruptible.

Al igual que con las experiencias de corrupción, hay una variación considerable entre los países de la forma los gobiernos se perciben (ver Figura 5.8). Los encuestados en Canadá, Haití y Uruguay fueron los menos propensos a describir su gobierno tan corrupto en 2014. Sin embargo, incluso en estos países más del 68% de los encuestados dijo que la corrupción era común o muy común. Varios países tienen niveles muy altos de corrupción percibida, encabezados por Venezuela, Colombia y Argentina.

Cabe destacar que los países donde los encuestados declaran haber pagado con frecuencia (sobornos, como seguimiento de la figura 5.4) no son necesariamente aquellos en los que se perciben los gobiernos como corruptos en la Figura 5.8. Esta diferencia se ilustra en la Figura 5.9, que traza el promedio niveles percibidos de corrupción en el gobierno y el porcentaje de encuestados que se les preguntó por lo menos una vez para un soborno en los 12 meses anteriores a la encuesta. La mayor diferencia es en Haití; mientras que Haití tiene con mucho, el mayor índice de nivel individual victimización por corrupción en el hemisferio, tiene el segundo menor nivel de corrupción en el gobierno percibe en el hemisferio. Esto puede ser porque el soborno en Haití está ocurriendo con frecuencia en entornos como los lugares de trabajo, escuelas o hospitales que muchos encuestados no conecte necesariamente “el gobierno”, aunque éstos tienden a ser las instituciones públicas. Sin embargo, Haití es no es la única excepción, y esa diferencia es clara en la figura inferior de la figura 5.9, donde se excluye Haití (un caso atípico en relación con el nivel de victimización por corrupción) para hacer las diferencias dentro de la resto de la muestra clara. Niveles percibidos de corrupción en el gobierno de Bolivia, Ecuador y Honduras también son sustancialmente más bajos de lo que cabría esperar dada la frecuencia de los ciudadanos que informaron pagar sobornos en esos países. Colombia, Argentina, Guyana y Jamaica, por el contrario, todos tienen niveles de informó la victimización por corrupción que están por debajo de la media pero hemisferio rango entre los siete primeros países donde los ciudadanos perciben que la corrupción es común entre los funcionarios del gobierno. Como señalamos anterior, la discrepancia entre los niveles percibidos de corrupción y las tasas de corrupción denunciados es un patrón común en los estudios de corrupción porque las medidas de victimización por corrupción puntee en el día a día- personas corrupción observan y perduran mientras que las preguntas acerca de la corrupción en el gobierno a menudo también rastrean corrupción a gran escala, como los escándalos nacionales que los encuestados no tienen experiencia personal con tan así como diferentes tolerancias para qué tipo de actividades se consideran corrupto.

Sin embargo, dentro de los países, las personas que se les pidió que pagar un soborno en el último año son más propensos decir que la corrupción es común entre los funcionarios del gobierno. Figura 5.10 es una logística ordenada análisis de las percepciones de corrupción, con altos valores de la variable dependiente que representa la la percepción de que la corrupción es muy común. El modelo incluye variables dummy para cada país, por lo que de nuevo los resultados se deben leer como explicación de las diferencias dentro de los países no necesariamente a través de

15We ver por encima de que hay una correspondencia débil a nivel nacional entre el soborno victimización y la percepción de corrupción en el gobierno. Sin embargo, si miramos dentro de los países, los individuos que fueron objeto de soborno en el último año el juez sus funcionarios públicos como más corruptos que su contrapartes. Experiencias personales con la corrupción, en promedio, la propagación en amplias evaluaciones de la corrupción política, incluso si los dos conceptos no coinciden perfectamente.

Por supuesto que uno no tiene que estar directamente afectados por la corrupción a creer la corrupción es común. Los otros correlatos de la corrupción gubernamental percibida son similares a los de la corrupción victimización. Los hombres, los que viven en zonas urbanas o en lugares donde el crimen es común, y encuestados que son comparativamente ricos, educados, y los viejos son más propensos a creer que el gobierno es corrupto, incluso después de controlar por las experiencias personales de estos individuos con ser preguntó a pagar sobornos. Y aunque los ciudadanos que reciben ayuda del gobierno son más probables objetivos por soborno, son menos propensos a creer que el gobierno es corrupto. El análisis adicional sugiere que este ocurre porque estos individuos son más propensos a apoyar al gobierno. Una vez que se controla por la aprobación del gobierno, no existe una asociación significativa entre la que reciben prestaciones sociales y percepción de la corrupción.

V. ¿Los ciudadanos de las Américas Sede Corrupción como justificable?

Hasta ahora nuestro análisis del Barómetro de las Américas 2014 sugiere que los niveles de corrupción victimización son altos en el hemisferio y la percepción de que el gobierno es corrupto son generalizada. En tales circunstancias, la preocupación es que los ciudadanos podrían empezar a considerar la corrupción un parte natural de la política. Varios estudios recientes han sugerido las personas pueden ver la corrupción como necesario engrasar las ruedas burocráticas, en particular cuando los organismos reguladores son ineficientes (Méon y Weill 2010; Dreher y Gassebner 2011). También hay alguna evidencia de los efectos negativos de la corrupción en encuestado bienestar atenuado en contextos elevados de corrupción como los ciudadanos a adaptarse a su realidad o comienzan a verlo como uno de los costos de hacer negocios (Graham 2011). Así, las preguntas si se vuelven ciudadanos de las Américas creen que el soborno es una práctica aceptable y, en en particular, si los que participan en ella son más propensos a justificarlo.

El porcentaje de personas que piensan sobornos puede justificarse – 16% (Figura 5.11) – es más o menos el mismo que el número de personas a quienes se pidió para sobornos. El porcentaje es significativamente mayor,

Sin embargo, entre las personas que en realidad pagaron un soborno en el último año (Figura 5.12): casi 1 de cada

3 personas que pagaron un soborno pensaron que pagar un soborno podría justificarse en comparación con el 1 en 8 entre los que no pagan un bribe.

17 En los análisis no se presenta aquí, modelamos la que los individuos eran más propensos a creer pagar un soborno era justificable. Justificación La corrupción es más frecuente entre las personas que son más jóvenes, son hombres, y viven en zonas urbanas. Es más común entre los miembros más ricos de la sociedad.

Las personas que informaron de que un crimen se produjo en su barrio son más propensos a creer la corrupción podría justificarse también. Estas diferencias existen independientemente de si o no la se le pidió demandado por soborno y por lo que no reflejan diferencias en los grupos en la mira para soborno posteriormente justificar ese comportamiento. Sin embargo, si comparamos la justificación soborno a través de los que fueron objeto de sobornos y los que no lo hizo, un patrón importante emerge: individuos que eran dirigida por soborno y que reciben ayuda del gobierno son más propensos a encontrar corrupción justificable que otras víctimas de soborno (Figura 5.13), lo que puede implicar que algunos ven una conexión entre el sobornan pagaron y los beneficios que reciben y sienten justificados en su actions.

18 Todos estos datos sugerir que la corrupción puede crear una atmósfera donde es más probable que se tolera la corrupción (ver También Carlin 2013).

Sin embargo, no debemos pasar por alto el hecho de que la mayoría de las personas – más del 68% – que tuvieron que pagar un soborno en el último año todavía creen que nunca es justificable que pagar un soborno. En otras palabras, la mayoría de los ciudadanos de la Américas rechazan el soborno a pesar de su prevalencia en la sociedad y la política, incluso, ya que pueden estar en una posición donde se sienten obligados a pagar un soborno. Así, muchos ciudadanos de las Américas puede ser ofendido por el la corrupción que impregna su sociedad y esto, a su vez, puede conducir a que ellos tienen opiniones negativas de las instituciones democráticas. Los análisis en los capítulos que siguen se abordarán esta posibilidad.

VI. Conclusión

La corrupción tiene efectos económicos, sociales y políticos perniciosos. Sin embargo, a pesar de los avances en reducir la corrupción en algunos países, la corrupción sigue siendo generalizada en muchos países de la Américas. En promedio, 1 de cada 5 ciudadanos reportaron haber pagado un soborno en el último año, siendo los sobornos pagados en muchos entornos diferentes. Tal vez lo más desconcertante, al menos el 68% de los encuestados en cada país en el que la encuesta se realizó en 2014 piensa que la corrupción es algo o muy común entre los funcionarios del gobierno de su país. En la mayoría de los países ese porcentaje es más alto. Mientras que la mayoría los ciudadanos no creen soborno nunca pueden justificarse, muchos ciudadanos hacen y esto es particularmente cierto para aquellos que han participado en intercambios corruptos.

Así, el Barómetro de las Américas nos recuerda que los ciudadanos están experimentando con frecuencia la corrupción en sus vidas diarias y perciben que sea difundida a nivel de élite. La relativa consistencia de las tasas de soborno agregados y percepción de la corrupción a través de ondas de la encuesta sirven como recordatorios de la gravedad de estos problemas en el hemisferio. Lo que preocupa a los demócratas en la región es que, si no se controla, la corrupción podría socavar el apoyo a la democracia misma.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>