EE.UU. tiene que dejar de canalizar dinero a Honduras y empezar a tratar a su presidente como el gobernante corrupto es él realmente

DANAFRANKTEMAJOHEn un artículo publicado en la revista FOREIGN POLICY de los Estados Unidos, la profesora del departamento de Historia, Dana Frank, expone al mundo entero, el desastre de gobierno de Juan Orlando Hernández.

La profesora quien se ha concentrado en estudiar a Honduras dentro de otras cosas señala que Juan Orlando Hernández ha demostrado ser un matón aterrador, que con amenazas y maniobras maquiavélicas ha construido su poder, así mismo asegura que el presidente de Honduras tiene una figura brutal.

Dana Frank asegura que por los muchos actos cuestionados de Juan Orlando Hernández, es que la administración OBAMA debería desligarse de el.

A continuación el articulo integro: 

Como el debate público sobre, niños no acompañados indocumentados que llegan a la frontera con Estados Unidos entró en erupción el pasado verano, nuevo presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández surgió de repente como una figura heroica en los medios de EE.UU. – retratado como un servidor público dedicado proteger a los niños de su país al tiempo que promueve su economía y abordar con valentía su crisis de seguridad. La revista Time incluso pasó una gran entrevista «exclusiva» con él en julio de 2014, de fundición Hernández como un luchador contra el crimen noble.

Pero muy al contrario, Hernández está avanzando una peligrosa militarización de la policía nacional y al mismo tiempo no abordar vasta corrupción dentro de la fuerza policial. En los últimos seis años ha demostrado ser un matón aterrador. Ahora, un poco más de un año en la presidencia, está claro que está perpetuando una crisis de derechos humanos en curso mientras countenancing un pozo negro de la corrupción y el crimen organizado en el que los niveles superiores de gobierno están enredados.

Sin embargo, a pesar de la abrumadora evidencia de registro peligroso de Hernández sobre los derechos humanos y la seguridad, la administración Obama ha decidido bloquear el apoyo a su régimen, e incluso celebrarlo. Desarrollo de Estados Unidos, la seguridad, y los fondos económicos están invirtiendo en Honduras, y la Casa Blanca va de prensa en toda la cancha para presionar por cientos de millones más – incluso como Hernández consolida su poder en lo que la oposición unida está refiriendo como una dictadura.

Aunque Obama ha avanzado estelar en Cuba – finalmente abrir la puerta a las relaciones diplomáticas y señalar una disposición a dar la espalda a la rigidez de la Guerra Fría – en Honduras que está enviando un mensaje muy diferente y peligroso para la región: Estados Unidos está dispuesto a entusiastamente copias de un régimen represivo a fin de consolidar y ampliar el poderío militar y económico.

El gobierno de Obama está haciendo la vista gorda a lo que está pasando en Honduras, la elección para apuntalar Hernández en un patrón que trágicamente EE.UU. replica apoyo a regímenes represivos en América Central a lo largo del siglo 20.

Juan Orlando Hernández ha construido un historial sórdido tanto como un antiguo miembro del Congreso y ya ascender a la presidencia. En junio de 2009, presidió un comité del Congreso clave que apoyó el golpe militar que derrocó al presidente democráticamente electo Manuel Zelaya.

En diciembre de 2012, mientras que el presidente del Congreso, Hernández depuesto cuatro jueces de la Corte Suprema y en 2013 dirigió el nombramiento ilegal de un nuevo fiscal general. Desde entonces, se ha obligado a todos los diarios del país a los pies de su línea, y su Partido Nacional ha silenciado en gran parte de la oposición en el Congreso de Honduras al no permitir que los debates y embalaje anteriormente comités bipartidistas.

Incluso la elección que lo puso en la oficina se vio empañado por los informes de los observadores internacionales de la compra de votos en bruto, la intimidación violenta de los votantes, los procedimientos de escrutinio opacas, y el asesinato de más de 30 opositores y activistas de la oposición política durante la campaña electoral. Hernández ahora controla casi todas las riendas institucionales de poder en el país. Y desde que asumió la presidencia en enero de 2014, que ha construido su poder a través de una serie de amenazas y maniobras maquiavélicas que hacen Castillo de naipes se parecen a la fiesta de cumpleaños de un estudiante de cuarto grado.

La política hondureña ha sido largo y grueso con la corrupción y la malversación. Plagado de traficantes de drogas, el crimen organizado y las pandillas, el sistema político del país está bloqueado en un puñado de familias de la elite que durante décadas han controlado sus medios de comunicación y la mayor parte de sus recursos económicos. Pero el golpe de 2009 abrió la puerta a la gran criminalidad. Zelaya, elegido en 2006 y él mismo un miembro de la élite tradicional, había girado ligeramente hacia la izquierda, el apoyo a un aumento en el salario mínimo, la compra de petróleo de Venezuela, acercándose a Cuba, y el bloqueo de la privatización de juego de poder en Honduras. Cuando en abril de 2009 colocó una encuesta de opinión en la boleta para que junio – completamente legal – preguntando si los votantes querían una convención constitucional, sus opositores aprovecharon la oportunidad para reclamar de la nada que lo hacía para ganar un segundo mandato. El 28 de junio de 2009, el ejército lleno Zelaya en un avión en pijama y lo dejó en Costa Rica.

El golpe de Estado, en sí mismo un acto criminal, llevó a la degeneración casi completa del estado de derecho en sus secuelas. Grandes porciones del poder judicial, los fiscales, y partes del Congreso están ahora supuestamente plagadas de corrupción y vinculados con el crimen organizado y el narcotráfico. En diciembre, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos confirmó una tasa de impunidad impresionante de 95 a 98 por ciento.

La corrupción policial, difundida antes del golpe, ha aumentado dramáticamente desde entonces, y continúa sin cesar bajo Hernández. En 2011, la policía mató al hijo de Julieta Castellanos, presidente de la universidad más grande del país. En 2012, la Associated Press reveló que el director nacional de la Policía, Juan Carlos «El Tigre» Bonilla, trajo supuestamente para limpiar la policía, era él mismo un líder de un escuadrón de la muerte documentada en 1998 y 2002, cuando las políticas de «Duro mano» intentaron para acabar con las pandillas ampliamente reprimir supuestos miembros. En 2013, la AP documentó más escuadrones de la muerte contemporáneas de la policía hondureña. Por 08 2013 una comisión gubernamental encargada de la limpieza de la policía admitió que el 70 por ciento de la policía fueron «más allá del ahorro.» InSight Crimen, una fundación con sede en Washington, que rastrea el crimen organizado, informó en un Resumen Ejecutivo 2014 que «una serie de poderosos grupos locales, conectados a las élites políticas y económicas … administran la mayor parte de las actividades del hampa en el país. Ellos profundamente han penetrado la policía hondureña «.

La respuesta del gobierno de Honduras a la policía profundamente corrupto ha sido enviar a los militares para hacerse cargo de la policía nacional, a pesar de la prohibición expresa de la Constitución sobre la participación militar en el trabajo de la policía nacional, excepto en casos de emergencia. A partir de principios de 2012, el predecesor de Hernández, Lobo, comenzó el envío de los militares para patrullar las grandes ciudades y para vigilar aeropuertos, cárceles, y las zonas turísticas. Los militares incluso se hizo cargo de barrios enteros, aterrorizando a los residentes.

Hernández luego amplió agresivamente militarización de Lobo, la construcción de su campaña 2013 en torno a la promesa de «un soldado en cada esquina», y una vez en el cargo el establecimiento de una línea de mando militar en una amplia franja de la policía nacional. En 2013 dirigió la creación de una nueva rápida expansión policía, el ejército que ahora cuenta con al menos 3.000 oficiales que responden a la guardia militar y hoy en día no sólo las cárceles, aeropuertos, y en los barrios, sino también escuelas, autobuses y puestos de control en todas partes a lo largo de las carreteras. El 15 de diciembre, Hernández nombró Julián Pacheco Tinoco, el director de la inteligencia militar, como su nuevo ministro de seguridad que supervisa a la policía, a pesar de que Pacheco era un general en servicio activo en el momento. La mayoría agresivamente, Hernández empujó recientemente el Congreso de Honduras para cambiar la constitución para hacer su legal de la policía militar, aunque sin éxito.

Nuevos policías militares de Hernández han convertido rápidamente su propio récord aterrador de abusos contra los derechos humanos. El 8 de mayo, según Amnistía Internacional, un vehículo de la seguridad del Estado embistió deliberadamente el coche parado de José Guadalupe Ruelas, director de Casa Alianza y defensor más destacado del país para los niños, que acababa criticado al gobierno por no proteger a los niños, la carga que la corrupción y la impunidad que impedían la ejecución de múltiples leyes. La policía militar luego arrestaron y lo golpearon brutalmente. Cinco días más tarde, rodearon, golpearon con porras, arrancar gaseadas, y expulsados ​​35 congresistas del partido de la oposición, LIBRE, desde la sala principal del Congreso. El 22 de noviembre una joven esperando su autobús fuera de San Pedro Sula fue presuntamente secuestrada y luego violada por ocho miembros de la policía militar. Nadie ha sido arrestado o acusado en cualquiera de estos casos.

Una celebración cultural calva del militarismo se está extendiendo también. El pasado Día de la Independencia 15 de septiembre de 2014, las estaciones de televisión y periódicos aparece majorettes, desfiles de los niños pequeños, y un estadio lleno de padres y sus hijos animando como unidad tras unidad de las fuerzas armadas y la policía militar marchó por al unísono, muchos de sus rostros cubiertos por máscaras negras. Tal vez lo más alarmante, un nuevo programa oficial llamado «Guardianes de la Patria» se ha puesto en marcha para adoctrinar explícitamente a los niños de 5 a 15 en la cultura y los valores militares, y ya se ha graduado 1.500.

Como él ha desplegado todo esto, Hernández es una figura mucho más brutal y maquiavélico que su predecesor, y ha dedicado su tiempo en el cargo hasta ahora consolidar la dominación de un solo partido con mano de hierro. La rama del gobierno que no controla por completo es el Congreso, donde la oposición es feroz – pero casi siempre frustrado por una variedad de maniobras en violación de los reglamentos y las normas históricas. Su Partido Nacional sólo cuenta 48 de los 128 escaños totales, mientras que un nuevo partido de centro-izquierda, LIBRE, y dos partidos de extrema derecha, el Partido Liberal tradicional y el nuevo Partido Anticorrupción, controlan casi todo el resto. El partido de Hernández, sin embargo, permite poco debate. El 28 de diciembre, los tres de los otros partidos grandes, más una pequeña parte adicional emitió una declaración conjunta sin precedentes que se declara la unidad «contra la instalación de la dictadura y en defensa de la ciudadanía y sus derechos garantizados por la Constitución.»

Si el registro vicioso, antidemocrático del régimen de Hernández está tan claramente documentado, entonces ¿por qué el gobierno de Obama que celebra el régimen y mirar hacia otro lado en su militarización y violaciones de los derechos humanos? La Casa Blanca, al parecer, se bloqueo agresivamente en apoyo al actual gobierno de Honduras a fin de consolidar y ampliar la presencia militar de Estados Unidos en Centroamérica, mientras servía los intereses corporativos transnacionales en la región.

Después del golpe militar de 2009, los Estados Unidos se movió agresivamente para estabilizar y consolidar el régimen post-golpe de Estado, con el fin de garantizar un régimen leal a los Estados Unidos ya los intereses corporativos, y para enviar un mensaje al democráticamente electo de centro-izquierda y gobiernos de izquierda que había llegado al poder en América Latina en los 15 años anteriores que podrían ser los siguientes. La policía de Estados Unidos y la financiación militar de Honduras aumentaron en los años que siguieron, bajo el pretexto de la lucha contra el narcotráfico – que han florecido en el free-for-all de la criminalidad después del golpe.

La crisis de los niños no acompañados en la frontera, en lugar de poner en cuestión el apoyo estadounidense para un régimen destructivo, ha dado lugar a una relación aún más estrecha entre los Estados Unidos y el gobierno de Honduras y en una posible aumento de la financiación para el régimen y los intereses de las élites que se benefician de ella. Los números exactos para 2014 y 2015 no están disponibles – hay poca transparencia de los fondos de seguridad de Estados Unidos -, pero en 2013 los Estados Unidos proporcionaron al menos $ 27 millones para el ejército y la policía de Honduras, un aumento con respecto a cada uno de los tres años anteriores. El 29 de enero, la Casa Blanca solicitó la friolera nuevo billete de $ 1 mil millones en ayuda a Centroamérica, una gran parte de los cuales está destinado a Honduras y sus fuerzas de seguridad.

El Congreso de Estados Unidos, por el contrario, ha criticado enérgicamente y repetidamente el apoyo del gobierno de Obama para que el régimen y sus fuerzas de seguridad, a la luz de los abusos contra los derechos humanos. Veintiún senadores, encabezados por Benjamin Cardin (D-Md.), Firmaron una carta de junio de 2013 y el secretario de Estado John Kerry cuestionar el apoyo a la policía hondureña y militar. En mayo de 2014, 108 miembros de la Cámara de Representantes, encabezados por Rep. Jan Schakowsky (D-Ill.), Firmaron una carta oponerse al apoyo del Departamento de Estado para las fuerzas de seguridad hondureñas. La Ley de Asignaciones Consolidadas de 2015, por cuarto año consecutivo, coloca las condiciones de derechos humanos en una parte de la policía y la ayuda militar a Honduras. Más recientemente, en las audiencias el 25 de febrero ante el Comité de Asignaciones del Senado y el Senado Comisión de Relaciones Exteriores, el senador Cardin y el senador Patrick Leahy (D-Vt.) Cuestionó con firmeza la promoción de la secretaria de Estado estadounidense, John Kerry del nuevo plan de financiación para América Central.

Por el contrario, militar de Estados Unidos y figuras diplomáticas han hecho eco de blanqueo de la administración de abusos de los derechos humanos. Comandante John Kelley del Comando Sur de Estados Unidos el 2 de junio declaró que el compromiso del gobierno de Honduras a la lucha contra el crimen fue «impresionante» y que su labor en los primeros meses de la presidencia de Hernández fue «increíble». El embajador estadounidense James Nealon, que llegó en agosto directamente de un anuncio de dos años al lado de Kelly, todavía tiene que hacer un pío públicamente en la crítica de la militarización o la policía corrupta. En su primera entrevista pública, optó por elogiar Hernández para una «magnífica» reciente discurso en las Naciones Unidas. Su declaración sobre el Día Internacional de los Derechos Humanos, 10 de diciembre, enumeró los diversos sectores que se había reunido con el pero no hizo referencias concretas a los problemas de derechos humanos en Honduras.

En colaboración con los gobiernos de El Salvador y Guatemala, Hernández ha estado promoviendo agresivamente un «Plan de la Alianza para la Prosperidad en el Triángulo del Norte». 09 2014 Desarrollado en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo, el plan propone abordar la región de crisis económica, así como la violencia generalizada. Su contenido real, sin embargo, sólo exacerbará los problemas, ya que se centra en el desarrollo de infraestructura de los sectores muy económicos que ya están ofreciendo puestos de trabajo a nivel de la pobreza en las zonas francas de exportación y el turismo.

En general, el plan premia a los intereses corporativos muy elitistas y transnacionales cuyas políticas y prácticas han producido la crisis de la pobreza y la seguridad de la propuesta ofrece a abordar.

En general, el plan premia a los intereses corporativos muy elitistas y transnacionales cuyas políticas y prácticas han producido la crisis de la pobreza y la seguridad de la propuesta ofrece a abordar. No hace ninguna mención de los problemas graves en Honduras, no sólo la militarización de la Honduras actual, sino también la regla de un solo partido, y los despidos masivos de trabajadores del gobierno por parte del gobierno de Hernández. Tal vez lo más preocupante, sólo menciona brevemente la cuestión de los derechos humanos en todo, y sólo en relación con la trata de personas y las prisiones – omitiendo por completo la crisis de derechos humanos generalizada en el país desde el golpe de Estado, que incluye la represión de periodistas, las personas LGBTI, campesinos, indígenas y afro-indígena gente, mujeres, y la oposición, por no hablar de los abusos cometidos por el gobierno en sí – todo exhaustivamente documentado por Honduras y los observadores internacionales de derechos humanos.

El plan incluso soporta la infraestructura para el denominado proyecto «Ciudad Modelo» en la región Choluteca en el Golfo de Fonseca – una propuesta hiper-neoliberal aterradora que deroga la Constitución de Honduras y el gobierno del país de la ley por completo, ya que los promotores tendrían la libertad de escribir sus propias leyes y firmar los tratados con las potencias extranjeras, y las leyes de Honduras no se aplicaría. Grover Norquist, el líder del Tea Party, se sienta en el comité superior de 21 – que sólo incluye tres hondureños – facultada para supervisar el proyecto. La participación de Norquist y la de otros consejeros experimentados de los EE.UU. extrema derecha es sólo una indicación de la forma inversores neoliberales internacionales y la prensa económica de Estados Unidos se han salivando ante la idea de la idea de las ciudades modelo.

Las instituciones económicas internacionales también han ofrecido su apoyo al gobierno de Honduras. A principios de diciembre, el FMI anunció un nuevo préstamo de $ 188.6 millones a Honduras y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ofreció un préstamo de $ 110 millones. En conjunto, los préstamos apuntalar gobierno borde de la quiebra de Hernández, mientras que agrava el empobrecimiento de los trabajadores del gobierno a través de despidos y privatizaciones masivas encomendadas expresamente, incluyendo la venta de la telefónica estatal y las empresas eléctricas y el puerto. Del mismo modo que se anunciaron los préstamos, el gobierno de Honduras declaró que en el 2015 que planeaba despedir a 7.000 más trabajadores públicos, como parte de una reducción del 30 por ciento de los gastos.

Una parte de los nuevos fondos de Estados Unidos también está dirigido a programas sobre el terreno en Honduras, para hacer frente a las pandillas y el crimen organizado. Pero la eficacia de estos proyectos, por muy bien intencionados, no está claro, y sin una limpieza completa de la policía – incluyendo su superior jerarquía – o una reversión de los militares, que aterrizan en un campo de fuerza no regulada de la corrupción, el crimen, los derechos humanos abusos, amenazas, extorsiones y asesinatos.

Lo más amplio, una distinción debe hacerse entre los programas financiados por Estados Unidos y la política de Estados Unidos. Mientras decenas de millones en desarrollo y otros fondos están fluyendo en Honduras para abordar los síntomas, la política más amplia de la administración Obama es apoyar el régimen que es responsable de muchas maneras para countenancing, producción, y exacerbando los problemas de esos programas están diseñados para resolver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *