Oswaldo Ramos Soto le reclama a Mauricio Oliva por no permitirle acceso a la Junta Directiva

Este miércoles, mientras se desarrollaba la sesión en el Congreso Nacional (CN), el diputado Oswaldo Ramos Soto pretendió subir al punto donde se encontraban los miembros de la Junta Directiva del CN, entre ellos el Presidente Mauricio Oliva.

Oliva giró órdenes a su numeroso grupo de guardaespaldas para que evitaran el acceso de esta connotada figura del Partido Nacional.

Indignado por lo ocurrido, el parlamentario presentó una manifestación donde hizo un fuerte reclamo a la junta directiva que dirige Mauricio Oliva, por no permitirle conversar con la vicepresidenta del Congreso y Presidenta del Comité Central del Partido Nacional, Gladis Aurora López, lo que consideró como un atropello y algo que no debe ocurrir en la cámara legislativa contra ninguna diputada o diputado.

Ramos Soto aseguró que ningún miembro del legislativo puede atentar contra alguno de sus compañeros, por lo que criticó de manera frontal la excesiva seguridad con la que cuenta Mauricio Oliva, ya que cuando Él tuvo oportunidad de ocupar diferentes cargos importantes en el país, jamás permitió andar con cuerpos de seguridad como los que hay en el Congreso Nacional.

El mandatario del pueblo confesó que en una reunión donde estaba la Presidenta del Comité Central del Partido Nacional y vicepresidenta del Congreso, Gladis Aurora López, le solicito, debido a que no había llegado su conductor, le permitiese la oportunidad de trasladarse en el vehículo de la diputada hacia el Congreso Nacional y para su sorpresa, la señora López lo dejó literalmente “botado”, por lo que se vio obligado a tener que contratar los servicios de un taxi para poder llegar al hemiciclo legislativo, lo que causó sorpresa entre sus compañeros de todas las bancadas, dada su figura como ex presidenciable por el Partido Nacional.

El pleno del Congreso Nacional escuchó con mucha sorpresa los reiterados atropellos en contra del abogado Ramos Soto.

Aquí la manifestación del diputado Oswaldo Ramos Soto

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *