Motín en prisión de Brasil deja al menos 60 muertos

Motin carcel Brasil

Al menos 60 presos murieron —entre ellos varios decapitados y desmembrados— durante un motín en una cárcel del estado de Amazonas, en el norte de Brasil, informaron las autoridades estatales el lunes. Fue la mayor masacre en una prisión brasileña desde 1992.

El secretario de Seguridad Pública del estado, Sergio Fontes, dijo que un número no determinado de internos escapó durante el motín en el complejo penitenciario Anisio Jobin. Añadió que 40 fueron recapturados.

Una docena de guardias de la prisión fueron tomados temporalmente como rehenes, pero ninguno resultó herido.

“Esta es la mayor masacre en una prisión en la historia de nuestro estado”, dijo Fontes durante una conferencia de prensa. El motín comenzó el domingo por la tarde y duró hasta el lunes por la mañana.

Fue el mayor número de muertes durante un disturbio en una prisión brasileña desde las muertes de 111 reclusos por parte de policías en la penitenciaría Carandiru de Sao Paulo en 1992. La policía alegó que sus agentes actuaron en defensa propia.

Fontes confirmó que muchos de los muertos habían sido decapitados. El juez Luis Carlos Valois, que negoció el fin del disturbio con los presos, dijo que vio muchos cadáveres desmembrados.

“Nunca vi algo así en mi vida, todos esos cuerpos, la sangre”, escribió Valois en Facebook.

Las autoridades dijeron que el disturbio aparentemente surgió de una pelea entre dos de los grupos delictivos más grandes de Brasil por el control de varias prisiones.

Fontes dijo que los reclusos hicieron pocas demandas para poner fin al motín, lo que indicaría una matanza organizada por miembros de una pandilla local, la Familia del Norte, contra la del Primer Comando de la Capital (conocido nacionalmente como PCC), que tiene su sede en Sao Paulo.

El secretario dijo que los agentes encontraron un agujero en una pared de la prisión a través de la cual creen que se ingresaron armas al edificio.

La policía encontró varias armas de fuego en la búsqueda posterior a los disturbios.

El PCC es la banda de drogas y prisiones más poderosa en Brasil y ha estado tratando de extender su alcance a prisiones norteñas dominadas por la Familia del Norte.

El juez Valois agregó que durante las negociaciones, los reclusos solo pidieron no ser transferidos, quisieron asegurarse de que no fueran atacados y de mantener sus derechos de recibir visitas.

El motín terminó después de que los reclusos liberaran a los últimos 12 empleados de la prisión que habían retenido, añadió Valois.

En otra prisión de Amazonas, 87 presos escaparon en las primeras horas del lunes, añadió Fonte. Uno de los internos publicó una foto en Facebook mientras salía de la prisión.

La policía de Amazonas investiga si existe un vínculo entre el motín y la fuga.-AP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>