El irrespeto a la oposición política y la negativa de un diálogo le dan gas a las antorchas

La falta de una política de respeto a la oposición por parte del Gobierno de Juan Orlando Hernández, que lejos de propiciar un dialogo para abordar los serios problemas que vive el país, ofrece únicamente represión y “toletes”, continúa provocando la reacción de los “indignados” en todo el territorio nacional.

Tal es el caso de lo sucedido en los departamentos de Atlántida y Olancho, donde nuevas protestas evidencian el alto nivel de indignación e inconformidad del pueblo hondureño hacia la gestión gubernamental.

Tela y Catacamas se convirtieron en los más recientes escenarios de repudio hacia la figura de Juan Orlando Hernández, lugares donde su presencia volcó a los pobladores hacia las calles con la intención de expresarle personalmente y de frente al presidente que lo quieren “fuera”.

Aún más enojo ha provocado la determinación del Presidente, quien mediante circulares y amenazas de sanción a jefes policiales, pretende confrontar a la policía con el pueblo hondureño y propiciar escenarios de represión y violencia contra las legítimas protestas populares.

Byron Sauceda

 

 

 

 

 

 

Justamente a raíz de lo sucedido en Tela, el jefe policial de la localidad, el subcomisionado Byron Sauceda, fue separado de su cargo al no acatar las órdenes de represión y ataques contra los indignados que se manifestaron en ese municipio.

La falta de tolerancia e incapacidad de gestar el dialogo con la oposición política por parte del gobierno, continúa sirviendo como gas para las antorchas y representando un detonante para una bomba de tiempo que podría convulsionar aún más a una ya sublevada sociedad hondureña inconforme con las acciones de Juan Orlando Hernández.

Aquí la nefasta circular girada por las autoridades de seguridad:

IMG_4472

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *