Debido a la falta de inspectores de la TSA, el aeropuerto de Miami cerrará temporalmente una terminal temprano durante 3 días

El aeropuerto internacional de Miami cerrará temprano una terminal durante tres días debido a la escasez de inspectores de la Administración de Seguridad del Transporte, dijo el jueves el portavoz del aeropuerto, Greg Chin.

Los puestos de control de seguridad en la terminal G se cerrarán después de la 1 pm los sábados, domingos y lunes, dijo. La Terminal G es una de las seis terminales del aeropuerto.

«Debido al aumento en el número de inspectores de TSA que no se presentan al trabajo, decidimos tomar esta medida de precaución y reubicar cerca de 12 vuelos en las explanadas contiguas por la tarde», dijo.

Chin dijo que los inspectores federales están reportándose enfermos al doble de lo normal en Miami, y los gerentes de la TSA no confían en que tendrán suficientes trabajadores para operar los 11 puntos de control en el aeropuerto en un horario normal.

«Sentimos que teníamos que tomar una decisión antes del fin de semana», dijo Chin al Miami Herald. «Por precaución».

El cierre del gobierno ha dejado a empleados de la TSA trabajando sin sueldo, lo que hace temer que los aeropuertos no puedan ofrecer el nivel de seguridad habitual.

En una ola de lo que un funcionario federal apodó «gripe azul» –un guiño a las camisetas azules que llevan los oficiales de la TSA- centenares de inspectores de la TSA en al menos cuatro aeropuertos principales se han excusado para cumplir sus turnos desde que el cierre comenzó en diciembre.

La semana pasada, el portavoz de la TSA, Michael Bilello, reconoció que «los empleados se comenzaron a reportar enfermos o a decir que no podían llegar al trabajo durante el período festivo y luego aumentaron» y que la agencia estaba «vigilando de cerca la situación».

Los funcionarios del sindicato dicen que los funcionarios no pueden permitirse el lujo de trabajar sin cobrar.

Un funcionario sindical de la TSA dijo a CNN que algunos empleados descubrieron que asistir a la oficina les estaba perjudicando económicamente, al tener en cuenta los costos como el cuidado infantil y los desplazamientos diarios. Algunos no fueron al trabajo en busca de trabajos temporales para poder llegar a fin de mes.

Dos funcionarios federales que hablaron el viernes con CNN dijeron que los agentes se reportaron como enfermos en protesta por la expectativa de que trabajaran sin pago hasta que la administración Trump y el Congreso llegaran a un acuerdo para detener el cierre.

Aproximadamente 51.000 agentes de la TSA se encuentran entre los 800.000 empleados del gobierno que trabajan sin paga o con licencia y no recibirán sus primeros cheques de sueldo esta semana.-CNN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *