Xiomara y la familia Zelaya quieren control total del Congreso Nacional para imponer agenda totalitaria

Doña Xiomara Castro y la familia Zelaya quieren asumir un control total del Congreso Nacional para poder viabilizar todos sus caprichos y cumplir con las exigencias plasmadas en la agenda de la izquierda radical internacional.

Lo anterior ha quedad ratificado en los últimos días al haberse hecho de dominio público el “Compromiso Legislativo del Bicentenario para la Refundación de la Patria y la Construcción del Estado Socialista Democrático”         que firmó el diputado Luis Redondo cumpliendo con una exigencia por parte de la presidenta electa.

El compromiso es de origen, ilegal e ilegítimo, ya que está fundamentado en los resultados electorales que corresponden al nivel electivo presidencial y no al legislativo.

En el documento se establece que la “finalidad” del compromiso es “cumplir y hacer que se cumpla el  mandato otorgado” por los votantes que favorecieron a Xiomara Castro, algo que no tiene absolutamente nada que ver con aspectos del Poder Legislativo hondureño, ya que para definir la conformación de fuerzas en este Poder del Estado se desarrolló una elección totalmente diferente.

El acuerdo impone un control absoluto del Congreso Nacional por parte de la Junta Directiva, un as que tiene Doña Xiomara bajo la manga para que ella y su familia puedan controlarlo.

Potestades exclusivas del titular del Poder Legislativo son removidas de manera arbitraria dentro de lo que determina el compromiso. Para el caso este reza que, “en caso de ausencia temporal del Presidente del Congreso Nacional, Luis Redondo, este debe ser sustituido por uno de los vicepresidentes que escoja la Junta Directiva”.

También menciona que las comisiones no las nombrará el presidente sino la Junta Directiva y así en otros de sus puntos se afianza la preeminencia de la Junta Directiva por encima de la presidencia.

¿Quién tendrá la mayoría en la Junta Directiva?

Es de sobra conocido que la mayor cantidad de diputados en la Junta Directiva del Congreso Nacional serán del Partido Libertad y Refundación, el partido de Doña Xiomara.

Por lo anterior, es evidente que el control del Palacio Legislativo no lo tendría Luis Redondo ni cualquier otro posible presidente. El control lo tendrá a la Junta Directiva y esta Junta Directiva obedece a los intereses de la familia Zelaya. Redondo sería menos que un títere.

Entre los objetivos de Doña Xiomara al buscar este domino totalitario del Congreso Nacional está el de obligar la aprobación de una Ley Especial de Condena al Golpe de Estado del 28 de Junio de 2009 que se presume busca chantajear o someter a los golpistas a la familia Zelaya, también ratificar el Acuerdo de Cartagena que deja impune a golpistas y golpeados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.