VIDEO: Los opositores venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma vuelven a prisión

Los dos presos más emblemáticos de la oposición venezolana, Leopoldo López y Antonio Ledezma, que guardaban arresto domiciliario, fueron devueltos a prisión porque supuestamente planeaban fugarse y debido a su llamado a no votar en la Constituyente del presidente Nicolás Maduro.

López, de 46 años, y Ledezma, alcalde de Caracas de 62, fueron detenidos por agentes del servicio de inteligencia (Sebin) en la madrugada de este martes, indicaron sus familiares, haciendo responsable a Maduro de la vida de ambos.

«Se recibieron por fuentes de inteligencia oficial información que daban cuenta (sic) de un plan de fuga de dichos ciudadanos, por lo cual y con la urgencia del caso, se activaron los procedimientos de resguardo correspondientes», señaló el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en un boletín de prensa.

López y Ledezma fueron recluidos en la prisión militar de Ramo Verde, en las afueras de Caracas, confirmaron sus abogados y parientes.

El alcalde fue sacado de su casa en pijama, según imágenes publicadas en redes sociales. Su esposa, Mitzy Capriles, pidió desde España que un «equipo forense» examine al dirigente.

«Tenemos una profunda angustia», dijo Capriles en rueda de prensa, tildando la acción de «secuestro».

En los últimos días, ambos líderes habían publicado videos en los que instaban a no votar en la elección, el domingo, de la Asamblea Constituyente.

El TSJ precisó que López tenía prohibido hacer «proselitismo político» porque su sentencia está en firme, mientras Ledezma tenía la «obligación de abstenerse de emitir declaraciones ante cualquier medio».

– «Paso en dirección errónea –

En la primera reacción del gobierno, el ministro de Educación y promotor de la Constituyente, Elías Jaua, opinó que las declaraciones de ambos dirigentes llamaban al «desconocimiento de las instituciones y resultados» de la votación.

Los comicios, en los que la oposición decidió no participar por considerarlos fraudulentos, transcurrieron en medio de manifestaciones violentas que dejaron una decena de muertos.

Con ello se elevó a unos 125 la cifra de fallecidos desde que iniciaron las protestas opositoras hace cuatro meses.

López había sido excarcelado y puesto en arresto domiciliario el pasado 8 de julio por orden del TSJ, al que se acusa de servir al gobierno, que adujo entonces motivos de salud.

Como intercesor de esa medida actuó el exjefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, quien intenta establecer un diálogo entre gobierno y oposición para resolver la grave crisis política de Venezuela.

López había vuelto a casa tras cumplir en Ramo Verde tres años y cinco meses de la pena de casi 14 años a la que fue condenado por incitar a la violencia en protestas contra Maduro, que dejaron 43 muertos en 2014.

Ledezma, por su parte, fue capturado el 19 de febrero de 2015 en su oficina y en abril de ese año recibió casa por cárcel por motivos de salud. Está acusado de una supuesta conspiración contra el mandatario.

Estados Unidos dijo estar «profundamente preocupado» por los encarcelamientos, mientras la Unión Europea los condenó como un «paso en la dirección errónea» y Brasil exigió su «liberación inmediata».

La revocatoria de la prisión domiciliaria para ambos dirigentes elevó la tensión a horas de que se instale la Constituyente en el Palacio Legislativo, donde sesiona el Parlamento de mayoría opositora.

Para el miércoles, cuando se prevé que asuma la asamblea que cambiará la Constitución, la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) convocó a una marcha en Caracas que denunciará la «ilegitimidad» de la Constituyente.

Ese criterio es respaldado por una decena de países, entre ellos Estados Unidos, que el lunes sancionó a Maduro por «ruptura del orden constitucional» y lo calificó de «dictador».

– «Terminarán en la celda» –

La MUD consideró un fraude el resultado oficial de ocho millones de votantes (42,5% del padrón electoral), en tanto Maduro lo calificó de «triunfo histórico.

La coalición opositora asegura que la Constituyente fue propuesta por Maduro para perpetuarse en el poder, instaurar un modelo comunista y neutralizar a sus adversarios.

«Algunos terminarán en una celda», advirtió el presidente, quien propuso a la Constituyente levantar la inmunidad a parlamentarios opositores para someterlos a la justicia, y «tomar el control» de la Fiscalía.

Líderes del oficialismo, como el poderoso Diosdado Cabello -quien podría ser presidente de la Constituyente-, han anunciado la posible disolución del Legislativo.

Al declarar el lunes que no reconoce la Constituyente por considerar que evidencia la «ambición dictatorial» del gobierno, la fiscal general, Luisa Ortega, quien rompió con Maduro, dice estar segura de que ahora irán por su «cabeza».

«Está cantada la radicalización política y económica posconstituyente», dijo el analista Luis Vicente León, presidente de Datanálisis.

Maduro convocó a la Constituyente sin consulta previa a los venezolanos, como sí ocurrió en 1999, pero ante las fuertes críticas propuso un referendo para aprobar la nueva Carta Magna. No se sabe, no obstante, cuándo será.-AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.