Un muerto y 11 heridos en Nicaragua tras multitudinaria marcha contra Ortega

Un muerto y 11 heridos dejó este sábado un tiroteo contra manifestantes que participaban en una multitudinaria marcha en Managua, para exigir la renuncia del presidente Daniel Ortega y justicia por más de 220 muertos en dos meses y medio de represión.

El pánico se apoderó de miles en la «Marcha de las Flores», en el suroeste de Managua, cuando un grupo se separó de la ruta y fue atacado a balazos al pasar por una propiedad ocupada por civiles encapuchados y fuertemente armados.

«Hace poco murió el joven de 23 años (…) tenemos reportadas 11 personas heridas», entre ellas una niña, declaró el secretario de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH, local), Marcos Carmona.

Al concluir la marcha en la rotonda Jean Paul Genie, algunos se apartaron para ir a apoyar a estudiantes atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN). Allí, más temprano habían salido heridos dos jóvenes de un ataque contra una barricada.

Hombres fuertemente armados les dispararon cuando pasaban por un terreno del grupo empresarial Cohen, cuyos dueños denunciaron que grupos afines a Ortega llevaron bajo engaño a campesinos a invadir, en represalia por su apoyo a las protestas.

Los manifestantes exigen la renuncia de Ortega, exguerrillero izquierdista de 72 años que llegó al poder con la insurrección popular que derrocó al dictador Anastasio Somoza en 1979, y volvió al gobierno por las urnas en 2007.

Lo acusan de instaurar, junto a su esposa y vicepresidenta Rosario Murillo, el nepotismo, una dictadura y desatar una brutal represión.

«He marchado siempre, y hoy más que por nuestros muertos, por los niños. Me duelen los asesinatos de Ortega y la Rosario. Estuve en 1979 contra Somoza y ahora contra la nueva dictadura», aseguró Cecila Cruz, de 67 años.

La marcha fue suspendida hace una semana por la violenta incursión de fuerzas progobierno en varias ciudades, y la Alianza Cívica la reprogramó aprovechando la presencia en el país de técnicos de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para Derechos Humanos (ACNUDH) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Ambos organismos pidieron al gobierno, en sus Twitter, garantizar el derecho a la libertad de expresión, de reunión y manifestación.

Presidentes del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), reunidos en Santo Domingo, instaron al diálogo en Nicaragua e hicieron un «llamado urgente» al «cese inmediato de la violencia».

Con la mediación de la Iglesia católica, el gobierno y la Alianza reanudaron el lunes un diálogo, que está estancado porque Ortega, cuyo tercer mandato consecutivo acaba en enero de 2022, no responde a la propuesta de adelanto de las elecciones de 2021 a marzo de 2019.

«No queremos en Nicaragua ni más tiranos, ni más criminales ni más violentos», dijo Báez en la misa.

El gobierno de Ortega acusa a los manifestantes de una «intentona golpista» apoyada por Estados Unidos y acusa a los manifestantes de «delincuentes» y «pandilleros».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.