Pymes novedosas ponen el toque especial a la producción nacional

MymTomado de revistamym.com

El ingenio y la necesidad de abrirse espacio en el campo empresarial ha provocado que cientos de hondureños logren emprender con productos distintos y novedosos. Se estima que a nivel nacional existen un aproximado de 150 mil entre micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) que generan alrededor de 500 mil empleos, entre permanentes y temporales.

En muchos casos, estas empresas se las ingenian para subsistir en el país, pese a las diferentes dificultades que se registran. Esta revista ha querido resaltar tres pequeñas empresas que han logrado ser novedosas y sobresalir en el mercado nacional.

Cerveza artesanal, un producto especial para un gusto exigente

El joven Justin Cleaveland, de raíces inglesas, pero hondureño por nacimiento, ha confiado en el país e invertido en un negocio distinto: dos cervezas fabricadas artesanalmente, una llamada “Cleaveland” y la otra “Jade”.

M&M: ¿Cómo comenzó con este proyecto?

Justin Cleaveland (JC): Ni familia es de Inglaterra, es por eso que yo me dediqué a este rubro de la cervecería. Empecé en Honduras, al principio no me fue bien, empezamos en rojo, era complicado, nos costó porque son cervezas artesanales, el producto se hace de malta que traemos de Inglaterra. Yo siempre tuve la idea de producir esto, también me di cuenta que este es un país de precio y no tanto de calidad, por lo que al principio la gente no sabía de qué tipo era. Una es negra y otra es rubia, son cerezas con más cuerpo. Estas cervezas mantienen sus propiedades y vitaminas porque es hecha de cebada de malta, trae un aroma más profesional y es un poco más cara.

M&M: ¿Cuál fue la aceptación de los consumidores?

JC: Al inicio nadie la conocía, pero luego fue agarrando clientela. Fue difícil porque inicié la producción con mucho esfuerzo, usando mis ahorros, gasté mucho dinero en mis equipos. Si bien las cervezas están presentes en varios supermercados, son los pequeños distribuidores los que comercializan mi producto ya que prefieren más lo artesanal, inclusive algunos restaurantes lo hacen tambien. Yo brindé cursos para hacer cervezas artesanales, y aunque muchos me dijeron que me podían poner la competencia, pero entre más personas se acostumbren al sabor, existirá mayor número de compradores. Quiero que el comprador sepa que es mejor tomar una cerveza que un refresco de cola que contienen azúcar y colorante.

M&M: ¿En qué sectores del país están ubicados y cuanto están distribuyendo?

JC: Estamos en Tegucigalpa, San Pedro y Roatán aquí en Honduras. En Costa Rica, abrimos una cervecería con este producto y nos gustaría ampliarnos en toda Centroamérica. Al mes tenemos la venta de más de 2,000 cajas.

M&M: ¿Siente que hay apertura en el país para nuevos emprendedores?

JC: Viniendo de familia extranjera y teniendo amistades extranjeras, les da miedo de invertir en el país por la inseguridad que hay. Mi papá tiene 40 años de vivir aquí, él ha pasado por muchos altos y bajos, él tiene su propio negocio en Roatán. El país tiene mucho para seguir adelante, pero a veces no hay apoyo de nadie, uno no quiere que le regalen nada, pero sí que exista una apertura para los pequeños emprendedores y el apoyo a lo nacional.

La “FLOR DE CACAO” convertida en Chocolate

Patricia de Posas, se lo propuso y luego de muchos estudios y especializaciones a nivel internacional, logró darle vida a una pequeña fábrica de chocolates que “enamora” a cientos de hondureños.

M&M: ¿Cuándo comenzó la idea de crear su empresa?

Patricia de Posas (PP): Siempre hemos tenido ese espíritu emprendedor, probando con diferentes ideas de negocio, descubrí que fabricar chocolates era mi pasión y me he especializado como chocolatera artesanal formándome en Suiza, uno de los países fabricantes del mejor chocolate del mundo. El nombre de Flor de Cacao fue definido en familia y hasta ahora ha sido una experiencia linda, de mejora continua, formación , capacitación y dedicación.

M&M: ¿Cómo fueron sus inicios?

PP: Iniciamos de manera informal participando en ferias y vendiendo los fines de semana en el Parque de las Naciones Unidas (El Picacho), donde fuimos innovando y poniendo en valor del cliente nuestros productos, hasta que nos formalizamos como empresa hace casi un año.

M&M: ¿Qué la llevó a tomar la idea de fabricar chocolate?

PP: Honduras produce uno de los mejores cacaos del mundo, nuestro giro empresarial e intentos siempre fueron y han sido los alimentos y al descubrir ese mundo de la fabricación de chocolate, apasionante para mí, decidimos junto con mi esposo emprender y montar la empresa.

M&M: ¿Cuáles fueron los principales problemas que enfrentó con su negocio?

PP: Como toda persona que emprende, el capital de inversión y de trabajo siempre es una limitante. Hemos desarrollado nuestra iniciativa con nuestro propio esfuerzo, sin tener acceso a crédito o apoyo de la cooperación y eso quiérase o no, nos hace ir más lento en nuestro crecimiento. Tenemos que competir, incluso con aquellos que todo lo reciben regalado y eso cuesta. Obtener los registros, los permisos son trámites que cuestan tiempo y dinero, pero poco a poco hemos ido aprendiendo y mejorando.

M&M: ¿Dónde distribuye su producto?.

PP: Por ahora tenemos puntos de venta solamente en Tegucigalpa, pero nuestra visión es crecer y cubrir la mayor parte del territorio nacional y porque no, también exportar. Lucharemos y nos esforzaremos para lograrlo. Tenemos dos puntos de venta, uno ubicado en el primer nivel del Mall

Plaza Miraflores y el segundo en el segundo nivel del aeropuerto internacional Toncontín. Nuestros chocolates van al exterior a través de viajeros.

M&M: ¿Qué tipo de productos fabrican con chocolate?

PP: Flor de cacao, una empresa orgullosamente hondureña, ofrece chocolates con un sabor robusto característico del mejor cacao que se produce en Honduras y el mundo. Flor de cacao combina los frutos típicos de nuestra tierra, producidos con sistemas orgánicos por pequeños productores, lo que da un contraste mágico y único a sus productos y darán la oportunidad a nuestros visitantes de vivir una nueva experiencia en sus paladares. Tenemos más de 50 productos diferentes, nuestras líneas gourmet, rellenas, trufas y personalizamos chocolate al gusto del cliente. Recientemente hemos sacado la línea navideña. Invitamos a aquellas empresas que agasajan a sus empleados o clientes VIP que apoyen lo nuestro a que incluyan dentro de sus obsequios productos de Flor de Cacao.

M&M: ¿Cuáles considera son los principales problemas para emprender en Honduras?

PP: En Honduras no hay un entorno favorable para el fomento de la micro y pequeña empresa, a nosotros los pequeños todo nos cuesta, pienso que para el cumplimiento de los trámites legales para las empresas y los productos los emprendedores debemos de tener un trato preferencial, lo mismo que para acceder a fuentes de financiamiento a tasas y plazos que nos permitan crecer y cumplir con nuestras obligaciones sin asfixiarnos.

M&M: ¿Cuál es el consejo para aquellos hondureños que tienen miedo de emprender?

El miedo y la duda son las principales barreras que limitan nuestra capacidad de innovar y de emprender, mi consejo es que todo lo hagamos con amor, pasión y compromiso, que nunca sacrifiquemos la calidad de nuestros productos y servicios, ofreciendo siempre más de lo que los clientes esperan y que la satisfacción de ellos sea nuestra prioridad. Que seamos persistentes y no nos rindamos hasta lograr los objetivos planteados siempre de forma correcta. Nosotros somos cristianos y todo lo que hacemos lo hacemos como que fuera para Dios, con mucha Fe y poniendo en sus manos nuestro trabajo cada día.

Honduvitro: el reflejo de una obra de arte de manos hondureñas

Don Oscar Cosenza, logró de manera empírica emprender un negocio que a su criterio, deja mucha satisfacción en todos los sentidos, pero especialmente en la aceptación de la ciudadanía. Egresado de la Escuela Agrícola de El Zamorano, dejó atrás sus conocimientos profesionales para dedicarse a su novedoso negocio.

M&M: ¿Que lo llevó a iniciar con ese negocio tan peculiar?

Oscar Cosenza (OC): Teníamos que hacer unos vitrales y como salía muy caro mandarlos hacer, decidí hacerlo yo mismo. Fue así como de manera empírica lo logré y comencé con el proyecto que en un principio lo llamé Arte en Vidrio, pero ahora se llama “Honduvitro”, es pintura en vidrio

a mano, es un tanto costoso este trabajo, porque hay que abastecerse de material desde el extranjero, porque no todo se produce aquí en el país. Trabajamos con lámparas de vidrio, ventanas, puertas y pintado.

M&M: ¿Es común este negocio?

OC: La verdad aquí en Honduras, muy poca gente lo trabaja, por no decir que solo somos un par de empresas a nivel nacional. Pero el fruto de este trabajo es bastante satisfactorio, pues genera buenos resultados por ser un producto diferenciado

M&M: ¿Cuál ha sido la clave del éxito?

OC: Definitivamente la persistencia, he tenido altos y bajos, sin embargo siempre nos hemos mantenido, uno debe ser innovador, es algo bien importante. Si alguien tiene un deseo, un sueño, debe seguirlo, lo tiene que concretizar y tiene que independizarse y hacer lo necesario para salir adelante.

M&M: ¿Ha salido de las fronteras con su producto?

OC: Si, pero a través de las personas que se lo han llevado fuera del país, pero muchos hoteles de las Islas de la Bahía nos han solicitado la elaboración de una serie de productos que han tenido mucha aceptación. En Tegucigalpa, estamos haciendo muchos trabajos para residencias y hay solicitudes de iglesias. El costo es módico, es decir que está al alcance de la ciudadanía.

Vea aquí el enlace original: http://www.revistamym.com/2015/12/pymes-novedosas-ponen-el-toque-especial-a-la-produccion-nacional/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.