Presidente Lobo visita pacientes de hemodiálisis

El Mandatario llegó hasta las instalaciones de la empresa Diálisis de Honduras, junto a la Primera Dama Rosa Elena de Lobo, para conocer la situación de los pacientes que requieren de hemodiálisis y que corren el riesgo de suspender la atención por una deuda cercana a 50 millones de lempiras que la Secretaría de Salud, adeuda a esa compañía.

En una reunión privada con representantes de la empresa y con miembros de la Asociación de Pacientes Renales, el Presidente firmó un acta de compromiso para resolver la relación de pagos, así como la búsqueda de soluciones a la problemática de quienes padecen de la enfermedad.

“Lo más importante es ver cómo el Gobierno facilita que los que no pueden pagar, tengan la atención en problemas como este”, dijo Lobo Sosa, quien se comprometió a resolver problemas como el retraso en el retiro de aduanas de un lote de medicamentos que no ha podido ser desaduanado por falta de fondos.

Dijo que hay situaciones que se pueden resolver con decisiones y agilidad mental de los funcionarios y por ello aspira a ordenar lo más posible la administración pública ya que el país está atado por la burocracia.

En cuanto a la deuda de cerca de 50 millones de lempiras, el Presidente dijo que se deben revisar los pagos hechos, porque algunos no son urgentes. “Es un tema de la calidad del gasto y por otro lado y hemos insistido, debe haber solidaridad y que los que más ganan deben pagar más”, acotó.

“Es un esfuerzo solidario, como puede ser que médicos que trabajan en un hospital público no atienden en dicho hospital y mandan a la gente a la clínica privada donde deben pagar, otros requieren una operación para poner una fístula intravenosa, hace tres años pagaban 10 mil, ahora cobran 45 mil lempiras”, refirió.

“No dudo que la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, tomará muy en cuenta esto, así como la Iglesia Católica con su universidad y es formar conciencia que sientan que la gente es importante y no el dinero”, expresó el Gobernante.

Añadió que el proyecto entre el Ejecutivo y la UNAH, tendiente da regionalizar la atención primaria es muy importante porque “muchos pacientes renales sufren dos tipos de afecciones, hipertensión no tratada y diabetes,  por ello la atención primaria en salud es importante”.

Indicó que en ciertas zonas del sur del país, ha aumentado el número de pacientes, por lo que ordenará de inmediato,  el desplazamiento de uno de los viceministros de Salud, para que investigue el caso. “Porque es un problema grave de pérdidas de vidas y los casos aumentan”.

Señaló que mucho de eso se mezcla entre el deber del Gobierno y la solidaridad de los profesionales de la medicina. “Falta voluntad en hacer las cosas, es actitud del funcionario que debe atender a la gente que es su obligación”, acotó.

En ese sentido, Lobo suscribió una acta para que no falte ni el tratamiento ni los medicamentos, lo que solventa un problema que es a nivel nacional y en las siete clínicas de hemodiálisis ubicadas en San Pedro Sula, La Ceiba, Juticalpa, San Lorenzo, Roatán y Tegucigalpa donde se atienden a mil 500 pacientes.

LOBO DA A CONOCER SOBRE SU VISITA

Sobre la visita en horas de la mañana, a las instalaciones de la empresa Diálisis de Honduras, en Tegucigalpa, el Mandatario Lobo Sosa, afirmó que “el problema con esa empresa, en la suministración de medicamentos a los enfermos con insuficiencia renal, ya está solventado”.

Asimismo, Lobo Sosa,  denunció que el extravío de siete máquinas para hemodiálisis, las que fueron sustraídas  del hospital Leonardo Martínez de San Pedro Sula, al tiempo que ordenó al ministro de Salud, Arturo Bendaña, notifique el paradero de los aparatos médicos.

“En la visita a las instalaciones de Diálisis de Honduras, me enteré del mercantilismo con que se manejan algunos servicios de salud en el país, donde un médico del hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, no hace las operaciones de trasplante de riñón en ese centro asistencial, sino que envía a los pacientes a una clínica privada donde cobra 300 mil lempiras por practicar esa cirugía”, lamentó.

Agregó que anotó 15 puntos para cuya solución pidió que se asigne al viceministro de Salud, Javier Pastor, para atender con diligencia esos problemas administrativos.

Lobo Sosa refirió que la insuficiencia renal, en gran parte, se genera por la falta de atención en otros padecimientos como la hipertensión y la diabetes que desencadenan en ese problema más agudo. En ese sentido, destacó la importancia del proyecto de atención primaria de salud que será inaugurado el próximo 23 de agosto en el ex bolsón de Nahuaterique.

Especificó los problemas operativos como el transporte para los pacientes, ya que después del tratamiento de hemodiálisis, tienen que tomar un medicamento y viajan hasta el hospital para recogerlo y muchos no cuentan con los fondos para trasladarse hasta el centro asistencial, por lo que dijo que se analizará la posibilidad de dar un subsidio al transporte o focalizar a quien se le tiene que dar esa subvención.

Detalló que hace dos años una fístula intravenosa que se utiliza para aplicar el tratamiento de hemodiálisis, tenía un costo de 10 mil lempiras y ahora tiene un valor de entre 40 mil y 50 mil lempiras, lo que representa “una mercantilización de la salud”.

Cuestionó que una brigada médica de Estados Unidos vino al país para ayudar en cirugías para canalizar las fístulas intravenosas, sin embargo, no pudieron hacer las operaciones porque en los hospitales públicos no les prestaron los quirófanos.

Lobo Sosa aseveró que tiene el nombre de un médico nefrólogo el hospital Mario Catarino Rivas de San Pedro Sula, quien no hace las operaciones de trasplante renal en ese centro asistencial, porque manda a los pacientes a una clínica privada donde los cobra 300 mil lempiras por la cirugía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.