Peleas entre Gobernantes en Estados Unidos acusando a Trump de Incitar Terrorismo

La gobernadora de Michigan, la demócrata Gretchen Whitmer, acusó este domingo al presidente de EEUU, Donald Trump, de incitar al «terrorismo domestico», después de que anoche durante un mitin los seguidores del mandatario gritaron «enciérrenla», cuando el jefe de Estado habló de ella.

«Es increíblemente perturbador que el presidente de EEUU, diez días después del plan de secuestro, me someta a juicio y me ejecute, diez días después de que se descubriera (el plan). El presidente está en ello, e inspirando e incentivando e incitando a este tipo de terrorismo doméstico», dijo Whitmer en una entrevista con la cadena de televisión NBC News.

La gobernadora ha sido objetivo de las críticas del Trump durante la pandemia por las restricciones que ha aplicado en su estado para contener la expansión del coronavirus, ya que el mandatario las considera demasiado estrictas e incluso ha instado a sus partidarios a «liberar Michigan».

El jueves, trece personas fueron imputadas, entre ellas siete miembros de la milicia de ultraderecha ‘Wolverine Watchman’, por supuestamente planear el secuestro o asesinato de la gobernadora y de otros funcionarios.

Y el sábado por la noche, durante un mitin en el aeropuerto del condado de Muskegon (Michigan), Trump arremetió contra Whitmer, a lo que la multitud coreó «enciérrenla». «Tienen que lograr que su gobernadora reabra el estado, ¿vale?», apuntó Trump.

Al mencionar a la política demócrata, las miles de personas congregadas, muchas con máscaras faciales, pero sin respetar la distancia social recomendada para protegerse de la covid-19, comenzaron a gritar.

Y Trump siguió: «Lograr que las escuelas abran, las escuelas tienen que estar abiertas, ¿verdad?».

Entonces el público comenzó a gritar «lock her up» (enciérrenla), una expresión que se popularizó en la campaña de 2016 en los mítines de Trump en referencia a su entonces rival en los comicios, la ex secretaria de Estado Hillary Clinton.

Ante esta reacción, Trump se rió y respondió: «encerrémoslos», sin ofrecer precisiones.

En la entrevista con NBC News, Whitmer consideró que «está mal, tiene que acabar, es peligroso, no sólo para mí y mi familia, sino también para los funcionarios públicos que está haciendo su trabajo e intentando proteger a los estadounidenses. La gente con buena voluntad en ambos lados del pasillo debe dar un paso adelante y desafiar esto y bajar el tono».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.