Opinión de Javier Aguilera: LA EXTORSIÓN UN PROBLEMA O UN NEGOCIO PARA LA AUTORIDAD

Javier AguileraDesde hace unos años atrás lo que ha crecido en Honduras no son las  exportaciones, la generación de empleo, el mejoramiento de los cultivos y la ganadería, la creación de empresas o medianos o pequeños negocios, lo que sí ha crecido es la industria de la extorsión en todos los ámbitos del que hacer de la nación, mediante el llamado “impuesto de guerra “no hay sector que no se vea afectado por este fenómeno criminal.

Esta práctica empezó desde las oficinas públicas encargadas del cobro de impuestos o prestación de servicios, recordamos que en los años 80-90 para poder acceder a una línea telefónica la alternativa era conseguir a alguien que tuviera contacto con la mafia que dirigía el gerente y un pequeño grupo de inescrupulosos empleados, en el seguro social “la extorsión” es para conseguir con médicos las famosas incapacidades, que permiten al trabajador alejarse de sus responsabilidades con el estado.

A la hora de pagar impuestos en la alcaldías allí otro grupo de delincuentes disfrazados de funcionarios “extorsionan” al ciudadano al pretender pagar sus impuestos municipales pues mediante argucias le hacen caer en pánico y se ven obligados a soltar la mordida.

Qué decir del pago de impuesto en la fenecida DEI y en las aduanas allí la “extorsión” es mayor porque allí es un atraco directo con el mayor de los descaros.

La delincuencia común aliada con los policías y militares se dieron cuenta que ellos podía actuar como las mafias impulsadas desde el poder y se metieron a esta “Industria de la EXTORSIÓN” la que se convirtió como la  zarza que afecta ya a la sociedad por entero sin que las autoridades den tan siquiera u atisbo a poder solucionar esta grave problemática de seguridad.

Mientras el hondureños y hondureñas solo están a la expectativa para ver cuando le toca el turno, si tiene un negocio primero es la obligación de pagar si lo denuncia lo matan, si la paga lo matan y si no lo hace también lo matan y es casi un disco rayado el de los operadores decir como si eso fuese una sentencia que no necesita más investigación que los matan por negarse a pagar el maldito “impuesto de guerra”.

Esta guerra la está perdiendo el pueblo, no el gobierno de JOH y los operadores de justicia, la sociedad entera tiene que replantearse y exigir a quienes nos gobiernan acciones concretas para parar como dijo el cardenal Oscar Andrés Rodríguez, “esta Hemorragia con tantos muertos en el país”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.