OPINIÓN DE JAVIER AGUILERA: LA ESTRATEGIA DE LA REELECCIÓN

Opinion de Javier AguileraEl tema de la reelección esta de moda hace varios años en Honduras, los Presidentes que resultaron electos después de 1981, en lo que se a dado en llamar el retorno de la Democracia electoral en nuestro país.

Casi todos los gobernantes llegaron con porcentajes muy bajos de electores, lo que los volvió gobiernos débiles, que se vieron obligados a tener que compartir el poder ya que el bi partidismo era lo que prevalecía, y se busco siempre el cogobierno como mecanismo facilitador de la gobernanza.

Entonces los gobiernos se han caracterizado que en su primer año de gestión, improvisan, asumen actitudes dictatoriales, buscan hacer sentir su liderazgo ante propios y extraños pero esto solo es como enseñanza pues al segundo año tienen que abrir las puertas y buscar los acercamientos con las fuerzas políticas opositoras tanto internas como externas ya que estas exigen participación en las decisiones.

El tercer año es el inicio de las campañas políticas lo que impacta en los gobernantes por que su autoridad se ve reducida ya que desde los funcionarios, dirigentes políticos, empresariales, gremiales, religiosos y otros sectores de la sociedad están mas preocupados en quedar bien con el que viene que con quien esta casi terminando su periodo y es precisamente en esta etapa cuando saltan los rumores y las pretensiones de continuismo o reelección que mas se convierte en un escudo o arma para evitar quedarse solo.

Con este “fantasma” reeleccionista o continuista buscan frenar a los funcionarios para que no dejen abandonado al presidente, aunque ya hay varias anécdotas que cuentan que algunos mandatarios ya en el  tercer año ni el cocinero quería hacerles caso, entonces crean el “fantasma” de la “reelección” para no perder autoridad pero también sus allegados y colaboradores les hacen creer que ellos son figuras que pueden gozar nuevamente del apoyo popular.

Entonces en el cuarto y último año de gobierno una vez sale electo el candidato presidencial del partido en el poder, el mandatario se queda solo y el que ejerce mando es quien se vislumbra como nuevo presidente.

Pero la actual coyuntura tiene confundido a los diferentes sectores de la sociedad pues por primera vez un presidente se encuentra a un aliado perfecto para darle fuerza al continuismo y la reelección

encarnado en un ex presidente que aunque sus raíces son del tradicionalismo logra crear un partido que se convierte en la segunda fuerza electoral.

La discusión muchos la quieren llevar al aspecto legal y es en cuanto a que si la decisión de la Sala de lo Constitucional permite la reelección aunque para otros es el Congreso Nacional el que tendría que definir si se permite que un ciudadano que ha ejercido el cargo de presidente pueda postularse al cargo nuevamente, y por lo que se ve la reelección no es posible en la actualidad por la polarización que crea en la ciudadanía.

Sin embargo hábilmente el presidente Juan Orlando Hernandez estaría llevando hasta el ultimo momento su aspiración de reelección para evitar que la oposición pueda fortalecer una candidatura que pondría en serios aprietos al partido Nacional, y eso le permitiría nombrar de dedo al próximo candidato de su institución política, pues prácticamente tiene silenciada a la oposición interna pero confundida a la oposición externa.

Para el actual presidente de Honduras es ganar o ganar porque si por razones legales o presiones internacionales no lograra el propósito de repetir en el cargo el se queda con la carta ganadora pues se daría el lujo de nombrar a quien quiera como candidato nacionalista y desde el poder maniobrar para que gane y tener aun incondicional que en el futuro buscaría que se implemente la reelección y pagarle el favor de JOH.

La oposición se vera obligada a correr para buscar los candidatos presidenciales porque sin duda la reelección será un sueño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.