Opinión de Javier Aguilera: EL IRRESPETO A LA INSTITUCIONALIDAD DESDE EL MISMO ESTADO

Javier AguileraLas instituciones del estado nacen y se establecen con el objetivo de permitir la gobernabilidad y el equilibrio entre los diferentes sectores de la sociedad, y servir de catalizador de todos los esfuerzos de la sociedad misma para buscar el bienestar común, la paz, la concordia y el desarrollo integral de un  pueblo.

Desde hace unos años atrás la clase política hondureña se volvió en un hibrido al permitir que sectores como los empresarios o mejor dicho el poder económico adquirieran un protagonismo, mediante el cual tomaron la hegemonía en ordena leyes que sean solo de su beneficio olvidando a las grandes mayorías, y asumiendo cargos dentro de la administración pública que ha provocado más perjuicio que beneficio.

Todo esto trajo como consecuencia que la institucionalidad en Honduras este viviendo sus peores momentos, cuando entre los mismos poderes del estado se ha generado un marcado irrespeto al papel que le corresponde a cada institución, impulsado desde otras instituciones.

En el Congreso Nacional el Diputado Esdras Amado López presentó una moción en el sentido que ese poder del estado levantara su voz como institución ante los ataques permanentes que se gestan desde diferentes instituciones estatales, organizaciones sociales y medios de comunicación, contra las decisiones que le corresponden de acuerdo a la ley  y contra los diputados casi de manera general de acusarlos de actividades ilícitas sin que haya una respuesta valiente, categórica y frontal.

El respeto y cuidado a la institucionalidad no solo depende de la Directiva del Congreso Nacional sino también de cada uno de sus miembros, con sorpresa y estupor vimos el desdén con que reaccionaron diputadas y diputados de todas las bancadas como demostrando que poco les importa lo que se diga o se deje de decir de la institución.

Es tiempo  que se haga un replanteamiento y alejar el sectarismo político y orientar el interés de rescatar la institucionalidad, que permita gozar de la credibilidad tanto nacional como internacionalmente en Honduras dejamos de creer en todos en especial en las instituciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.