Uno de los cuatro migrantes hondureños atacados en el Periférico tiene muerte cerebral

El migrante Evin Javier Maradiaga Cartagena, de 19 años, quien fue atacado a balazos junto a otros tres hondureños en el Periférico, presenta muerte cerebral por la gravedad de las heridas, informó el Hospital General San Juan de Dios.

Claudia Benavente, vocera del Hospital General, informó a Prensa Libre que es necesario practicar otros tipos de exámenes al joven hondureño, quien se encuentra “intubado” después de haber recibido dos balazos en el cráneo.

Hombres a bordo de un carro dispararon contra los cuatro hondureños que participaban en una caravana de desplazados cuando se encontraban en una parada de autobús, aparentemente pidiendo ayuda económica. El hecho se dio a inmediaciones del Anillo Periférico, frente a la colonia 4 de febrero de la zona 7.

Respecto de los otros heridos, Benavente dijo que el menor de ellos, Selvin Alexis Carranza Erazo, de 16 años, afortunadamente ya tiene orden de egreso y se encuentra con su papá.

En cuanto a Rony Saúl Padilla Aserro, 23, y José Andrés de la O Padilla, 34, los otros dos heridos de bala, “se encuentran estables”.

Los cuatro heridos ingresaron al país el miércoles último, confirmó el Instituto Nacional de Migración (INM). El viaje inició desde San Pedro Sula con unos 600 hondureños que integran la cuarta caravana de migrantes que viajan hacia Estados Unidos.

Aparente confusión

La Policía Nacional Civil (PNC) informó que desde un vehículo oscuro les dispararon a los migrantes, quienes aparentemente pedían dinero y comida, en la parada de autobús del Anillo Periférico y 25 calle.

Entre los vecinos existe la sospecha de que los atacantes habrían confundido a los migrantes con delincuentes al ver que pedían dinero a los peatones.

Los comerciantes del lugar aseguran que en sectores cercanos hay delincuentes que cobran extorsiones a los pilotos y ayudantes de los autobuses urbanos, lo que pudo haber causado la confusión.

El día del ataque, decenas de migrantes se encontraban en la Casa del Migrante, que dirige el sacerdote Mauro Verzeletti. Los desplazados consiguen allí alimentación, un lugar para bañarse e información de las rutas migratorias, previo a seguir su travesía.

El Observatorio Consular y Migratorio de Honduras reportó hasta el 31 de marzo último el retorno de unos 19 mil 605 hondureños, de los cuales ocho mil 683 provenían de EE. UU., 10 mil 829 de México y 93 de Centroamérica, Sudamérica y Asia.-PrensaLibre.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *