Los Mercaderes siguen en el Templo.

ESCRITO POR JAVIER AGUILERA.

La Biblia libro sagrado que por excelencia los cristianos toman como el manual de vida, refleja verdades eternas que se repiten en nuestro diario vivir.

Algunos necesitan la Biblia como manual para interpretar el pensamiento de Dios y tratar de persuadir a los pecadores en cumplimiento de la gran comisión que dejo el maestro de ir y predicar el evangelio a toda criatura.

Para otros la Biblia es un instrumento de manipulación con el objetivo de poder sacar provecho de la ignorancia de seres humanos, que desesperados por las circunstancias de la vida, son objeto de una estafa “espirituosa”.

Los evangelios hablan de la triste historia de Judas Iscariote siendo el hombre a quien nuestro señor Jesús le dio el privilegio de ser su tesorero, al cual confió el manejo del dinero se termino enamorando de la plata y el oro y lo vendió como mercancía por apenas 30 miserables monedas que al final lo llevaron a un cruel final.

Ahora han surgido nuevos Judas que siguen vendiendo al señor Jesús, pero estos se visten de alta costura, lucen costosos relojes, lujosos vehículos y viven en suntuosas mansiones adquiridas de la venta al mejor postro del resucitado hijo de Dios.

Con astucias, propias de mafiosos, crean las estrategias para que sus víctimas caigan con mucha sutileza, creando los escenarios propicios para venderles a un Jesús elitista que se puede prestar a los juegos de los políticos, corruptos o delincuentes de cuello blanco o cualquier individuo que esté vinculado a cualquier acto abominable, con tal de superar a Judas que apenas pidió 30 míseras monedas.

El Presidente Porfirio Lobo ante el Congreso Nacional en el cierre de la segunda legislatura, hizo una denuncia , reclamo, comentario o llamado de atención sobre estos nuevos Judas “enviados de Dios”, vestidos al estilo de Al Capone, que han amasado fortunas en base al chantaje a los políticos de turno.

Disfrazan en esos mensajes “espirituosos” como dijo en su momento el licenciado Esdras Amado López, la idea de que son enviados y hacer creer, que como Judas, son hombres de confianza de Dios con los que se puede “negociar” cualquier bendición al fin y al cabo de sus predicas desapareció Judas porque este se quedo chiquito a la par de los nuevos especialistas del nuevo marketing para amasar fortunas por la venta de Jesús que es el mismo ayer, hoy y por los siglos de los siglos.

Le agradecemos al Presidente Lobo por alertar al pueblo hondureño sobre esta red de “NUEVOS JUDAS” que han amasado fortunas vendiendo a Jesús y ahora la venta incluye también el préstamo y alquiler de los púlpitos por lo que la oferta se vuelve llamativa, porque no importa quién es el cliente, lo importante es la “miserable” paga, que incluye transmisión por radio y televisión para que la crucifixión sea completa.

Dios tenga MISERICORDIA de estos modernos JUDAS.

 

 

Un comentario de “Los Mercaderes siguen en el Templo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.