Lo torturaron y después lo mataron el presenció su muerte: Denis Castro Bobadilla

“Las fotografías muestran que son golpes”, comenzó diciendo.

Bobadilla prosiguió, “Cuando se refiere a que vivió su muerte, el corazón estaba latiendo, la persona estaba viva en ese momento empieza a perder sangre y según el volumen de sangre esa persona vive lo que le está pasando, por eso queda hasta con los ojos abiertos”.

A criterio del doctor Bobadilla, experto en medicina forense, la muerte de Wilson Pérez, joven agresor de una subinspectora de la Policía en el Estadio Olímpico en San Pedro Sula, está rodeada de diversas incógnitas que deben esclarecerse.

Por otro lado, Bobadilla indicó que cuando el cuerpo fue trasladado al centro asistencial, se tuvo que cubrir las manos con bolsas para investigaciones posterior, sin embargo, esto no ocurrió.

«Cuando el cuerpo fue trasladado al hospital lo dejaron ahí. Nadie le cubrió las manos para estudios posteriores que muestren que él haya disparado un arma», dijo el experto.

En la escena del crimen que es un aspecto forense, si fuese un enfrentamiento tuviera múltiples impactos de bala y el reporte de lo que ocurrió, pero ni acordonaron la escena, declaró.

«No hay ningún escenario criminal donde se encuentren los casquillos por el supuesto enfrentamiento», dijo Bobadilla, quien al mismo tiempo añadió «nadie ha establecido el sitio del supuesto enfrentamiento, ese es un espacio que debió ser cerrado para fines investigativos».

“La Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), le dice el título que usted tiene y eso le da habilidades para lo que usted quiere hablar”, dice en referencia a las declaraciones de Julissa Villanueva de la Policía Nacional.

Yo lo que quiero saber es porque le quitaron las uñas, se preguntó.

La lengua y lo demás que se quita se coloca después, aclaró.

“Las imágenes salieron de Medicina forense, violaron los deberes de los empleados”, vaticino Bobadilla.

“El quedó de lado izquierdo, no hacia abajo a la hora de recibir los disparos. La persona al ir perdiendo sangre busca una posesión más alta, se golpe, siente, pero el corazón bombea, pero va perdiendo vida y queda con los ojos abiertos”, comentó el galerno.

Lo que haga el Ministerio Público es independiente de la gobernatura, manifestó el médico.

Finalizo diciendo, “Espero que esto no sea el revivir de los años ochenta, ninguna muerte debe de quedar en duda”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.