Lo revelado en el 2015…es actual

El Chapo viajeroTomado de archivo.vanguardia.com.mx

Honduras.  Las leyendas callejeras cuentan que tras su primera fuga, en enero de 2001, el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán acostumbró buscar refugio en haciendas del occidente de Honduras, cerca de la frontera con Guatemala, para esconderse de la implacable persecución internacional en su contra y disfrutar con famosos artistas de la más variada música regional de México, en orgías con sus socios hondureños y guatemaltecos, para las que contrató a bellas y jóvenes mujeres centroamericanas.

Pero más allá de las coloridas historietas que mezclan poder, hedonismo, opulencia, ostentación y excentricidad, lainformación dura de inteligencia policial exhibe otra realidad. Pese a que “El Chapo” sí habría visitado Honduras y Guatemala—tres o cuatro veces y sin prueba documental— en su permanente huida de la cacería policiaca y militar dentro y fuera de México, sus viajes a suelo hondureño, procedente de territorio guatemalteco, tampoco tuvieron un objetivo primario de frivolidad o banalidad.

Como uno de los máximos jerarcas del crimen organizado, Guzmán Loera llegó a Honduras a “dar directrices” y a “ordenar” a sus asociados mafiosos regionales para que solucionaran sus diferencias, evitaran los choques y altercados violentos, y cedieran para concentrarse en la aspiración básica como cártel: que la operación de transporte, contrabando, almacenamiento y reexportación de drogas, “lavado” de dinero y control de territorios en complicidad con estratos estatales deseguridad y justicia.

La información fue obtenida con fuentes de alto rango de los aparatos hondureños de seguridad y es conocida por la estación en este país de la DEA, en una investigación sobre el rastro en Honduras de “El Chapo”, protagonista en julio de este año de una segunda fuga de una prisión de máxima seguridad. “Si alguna vez se movió hasta Centroamérica fue para un negocio, no para fiestas”, dijo un fuente.

LOS SOCIOS

Múltiples versiones que surgieron ubicaron a Guzmán Loera en festejos y bacanales privados en el occidente de Honduras y en el oriente de Guatemala, por lo que autoridades de ambos países adujeron que aunque existían esos datos en el rango del rumor admitieron que tampoco obtuvieron un recuento verídico y certero para confirmarlos.

Entre otros hechos, el seguimiento de la huella de Joaquín “El Chapo” Guzmán en Honduras arrojó las siguientes pistas:

Al final de 2012, “El Chapo” envió a un emisario de alto rango a Honduras, para que se reuniera con un selecto grupo de dirigentes políticos en una hacienda en el departamento de Colón. En la cita participó el hondureño David Leonel Rivera Maradiaga, uno de los líderes del cártel de “Los Cachiros”.

El enviado de Guzmán Loera entregó dinero para financiar campañas electorales, pero su propósito fue llegar “a poner orden” para dejar en claro las condiciones para los negocios del “Cártel de Sinaloa” en esta nación y su red de “lavado” de dinero. Los dos partidos mayoritarios de Honduras, Nacional y Liberal, niegan cualquier nexo con recursos del narcotráfico.

Temerosos de ser asesinados por poderes políticos que pretendían silenciarlos por poseer información acerca de la penetración del narcotráfico, David Leonel y su hermano Javier Eriberto huyeron de Honduras presuntamente por mar a principios de este año, se entregaron a la DEA, aparentemente en Bahamas. Los hermanos aportaron a Estados Unidos detalles sobre la infiltración criminal en la política.

TODO ES DINERO

“El Chapo” y su “Cártel de Sinaloa” pagan una comisión de 2 mil 400 dólares a las agrupaciones criminales hondureñas por cada kilo de cocaína que llega por avión y por mar a la zona oriental caribeña de ese país, procedente de Colombia y Venezuela, para que sea trasladado por tierra a Guatemala en ruta a México y Estados Unidos. La revelación de la cifra fue hecha a oficiales de esta nación por los hermanos hondureños Miguel Arnulfo y Luis Alonso Valle—jefes del “Cártel de Los Valles”, del occidente de Honduras— tras su arresto el 5 de octubre de 2014 en un sector montañoso limítrofe con Guatemala; ambos fueron extraditados a EU en diciembre de 2013.

Los cargamentos de droga ingresan por el mar Caribe a la Mosquitia hondureña  y a otros puntos del litoral o pistas clandestinas de aviación, aunque también se introducen por tierra desde Nicaragua, ya que se modifican constantemente las tretas de transporte. La mercancía es entregada por los colombianos a los mexicanos o a los enlaces hondureños de éstos.

Aunque la presencia de Guzmán en Centroamérica se remonta a 1993, con su captura en junio de ese año en suelo guatemalteco, cerca de la frontera con México y luego de huir por El Salvador y Honduras, la influencia más importante en la zona la ejerció a partir de su primera fuga en 2001.

LOS ENLACES DEL ‘CHAPO’

Con la irrupción del “Cártel de Sinaloa”, los principales enlaces de Joaquín “El Chapo” Guzmán con mafiosos hondureños se lograron a inicios de este siglo y con apoyo principalmente del Cártel de Los Lorenzana, el cual operó en el oriente guatemalteco, limítrofe con Honduras, y que ahora está desmembrado.

Guzmán y su red han mantenido transacciones de tránsito de cocaína con los cárteles hondureños de “Los Valles”, “Los Cachiros” y “Don H”) y “Los Handal”, así como con las organizaciones criminales controladas por caudillos locales, como el hondureño Alexánder Ardón, cacique empresarial y político en Copán. Los departamentos de Copán y Santa Bárbara son señalados como cruciales para la cadena de “El Chapo” .

Con este escenario, las fábulas transmitidas en los últimos años por el morbo popular llegaron a relatar que “El Chapo” había llegado a mansiones en diminutos poblados, como El Espíritu, en

Florida, Copán, para hundirse en sus juergas de depravación con los criminales criollas. Y aunque quizás hasta bebió, cantó, bailó y cayó en jolgorios con jóvenes centroamericanas nunca perdió su rango superior como el “más fuerte” de los capos: vino a poner orden. El Universal

Con el control

A sabiendas de que Honduras tiene una posición geográfica estratégica en los corredores aéreos, terrestres y marítimos del contrabando de estupefacientes por el litoral de Centroamérica sobre el mar Caribe, las mafias controladas por “El Chapo” dominan una ruta que nace en Colombia y Venezuela, desde donde las aeronaves despegan para sobrevolar a baja altura y cerca de las costas para eludir el control de los radares, y proseguir hacia México y Estados Unidos.

Los nexos

Se tiene conocimiento de que “El Chapo” ha mantenido transacciones de tránsito de cocaína con los cárteles hondureños de “Los Valles”, “Los Cachiros” y “Don H” (los tres ya debilitados o desbaratados) y “Los Handal”, así como con las organizaciones criminales controladas por caudillos locales aliados a sectores políticos, militares y policiales corruptos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.