Congreso Nacional entrega Premios Parlamentarios de Periodismo 2016

Premios CNEl Congreso Nacional entregó este jueves en sesión solemne de la Cámara Legislativa, los Premios Parlamentarios de Periodismo 2016, para reconocer el mérito y la trayectoria de destacados comunicadores sociales de todo el país.

En esta ocasión el premio parlamentario de periodismo Rosario Sagastume de Ferrari le fue entregado al periodista Edas Carrasco Moncada, mientras que el premio Froylán Turcios, le fue entregado al veterano periodista Jonathan Roussel Toledo, el que fue recibido por su hija Rosana Roussel de Osorio.

Asimismo fue entregado el premio Cronista Parlamentario, a los periodistas Rony Misael Salinas de Radio América y Guillermo Paz Manuales de Canal 11.

De igual manera, se entregaron dos premios a cronistas deportivos; el Premio Diógenes Cruz García, al periodista Carlos Montoya Thuman, mejor conocido como Carlos Gris de Radio HRN y Canal 11 y el Premio Efraín Zúñiga Chacón, al periodista Jesús Velez Banegas de Radio El Mundo de la zona norte del país.

También fue entregado el premio de Periodismo Regional, de la zona norte al periodista Gabriel García Ardón de San Pedro Sula; zona occidental para la radioemisora La Voz del Junco de Santa Bárbara; zona central al periodista Leónidas Meza Recarte de Siguatepeque y de la zona sur, a la periodista María Chinchilla de Radio Valle de Choluteca y corresponsal del telenoticiero Abriendo Brecha.

También se entregó el premio al mejor camarógrafo que este año fue el productor de televisión, Juan José Romaña, de la Corporación Televicentro.

Día de fiesta

Durante su discurso, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva expresó que “hoy es un día de fiesta en esta casa del pueblo hondureño porque nos convoca el hermoso motivo de celebrar la entrega de Premios Parlamentarios de Periodismo y porque recibimos a personalidades de la prensa hondureña a quienes hace mucho tiempo esperábamos para honrarles”.

Agregó que el día de ayer, la patria recordó que el 25 de mayo de 1830, con la publicación de “La Gaceta”, cuando se encendió una antorcha que no solo marcó un hito derivado de la llegada de la imprenta por auspicios del general Francisco Morazán, sino que abrió un sendero por el que ha venido transitando  la prensa   hondureña.

Años más tarde, la historia nacional celebró la publicación de “El Cronista” en 1913 y el primer radionoticiero profesional en la década  de  los cincuenta del siglo pasado, que a su vez abrió paso a la televisión como anticipo de lo que vendría   con  el  nuevo  milenio, refirió.

Apuntó que el vertiginoso desarrollo de las comunicaciones que han traído las tecnologías de la información que hoy permiten llevar al mundo en el puño y estar informados plenamente en tiempo real desde cualquier rincón del planeta.

Destacó que es oportuno reflexionar que las herramientas siempre conllevan el paralelismo de la responsabilidad para usarlas en procura de mantener  la legitimidad y la solvencia moral del usuario del derecho a la libertad de expresión y libertad de prensa y, visto globalmente, para el bien común y para beneficio de los altos intereses de la patria.

Si la libertad de prensa es el más grande baluarte de las libertades públicas, es intrínseco que quienes enarbolan la vanguardia de ese derecho deben ser los guerreros más preparados, más fieles al deber y a la ética, más escrupulosos en la conservación de los valores y con mejor estatura para ejercer como orientadores  de la opinión de los demás, subrayó Oliva.

Acotó que el precepto bíblico enseña que a quien más se le da, más se le demanda y por eso a quién la sociedad le concede crédito y atención, esa misma sociedad le exige pureza en los señalamientos, certeza en las denuncias y la altura moral para portar las antorchas que iluminan un sendero común.

Tarea desafiante

Resaltó que los periodistas tienen el deber de cumplir con una tarea desafiante y sacrificada, la de ejercer la libertad de informar con estricto apego a la verdad, que como bien intangible y con ciertos ribetes de relativismo, es escurridiza y compleja, difícil de perfilar en su totalidad y tan profunda  como  ajena  a la exclusividad.

Pero es en la búsqueda de la verdad en la que se muestra el carácter de un buen periodista, en lo que está dispuesto a sacrificar porque sea la verdad la que se imponga al prejuicio, al rumor, a la maledicencia y al resabio, recalcó.

Allí se entera el profesional, que nadie tiene la verdad absoluta registrada a nombre suyo, que la verdad sólo le pertenece a Dios y que es libre el pueblo que la conoce y la usa para construir en bien  de  la  patria, añadió.

No obstante, dichosamente, la prensa hondureña en términos generales, ha contribuido decididamente a la consolidación de las libertades constitucionales ejerciendo un periodismo de calidad, con amor patriótico y con sensibilidad social para que  se privilegie la voz de los pequeños, de los que deben ser el centro de las políticas públicas”, destacó el titular del Legislativo.

Añadió que una muestra hermosa de esa dedicación y compromiso de toda la vida, son los periodistas  a los  que  ahora, en nombre de su pueblo, condecora el Congreso Nacional de la República en reconocimiento a sus indiscutibles méritos.

Compromiso de lucha y sacrificio

Apuntó que detrás de cada trayectoria de los homenajeados, hoy existe compromiso, lucha y sacrificio, además de aplicar su talento y creatividad, estos profesionales de la prensa han tenido que renunciar a comodidades personales, sacrificar a su familia por ser guardianes fieles del derecho del pueblo a estar eficazmente informado.

“Ese esfuerzo de ustedes, queridos periodistas galardonados, no es en vano, las instituciones y los que circunstancialmente servimos desde estos cargos, atendemos sus críticas y denuncias, tutelamos su sagrado derecho a la libertad y, en fechas especiales como hoy aplaudimos los méritos de su labor construyendo una sociedad crítica para levantar una mejor nación”, manifestó.

Destacó que el Congreso Nacional que él preside, “aprobó una ley especial de protección a los comunicadores en casos de riesgo por el ejercicio de su función y nos mantenemos vigilantes de que nada vulnere las garantías constitucionales que  avalan a  los  que responsablemente informan  y orientan a nuestro pueblo en  el  marco  de  la  ley”.

“Al entregar estas preseas, en nombre del Poder Legislativo, me es honroso felicitarles por el buen desempeño de su valiosa labor y augurarles renovados éxitos personales y profesionales en beneficio  de sus  familias  y  de  la  patria”, puntualizó Oliva.

La ceremonia inició con la entonación del Himno Nacional, ejecutado por Banda de Supremos Poderes, y un minuto de silencio por los periodistas fallecidos.

Al acto solemne asistieron, además de los diputados, miembros del gabinete de gobierno, magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ); el vicealcalde de Tegucigalpa, Juan Carlos García, magistrados del Tribunal Superior de Cuentas (TSC); el general de brigada Otilio Sabillón Canales, inspector general de las Fuerzas Armadas; el comisionado general Quintín Juárez, subdirector de la Policía Nacional; representantes del cuerpo diplomático y de organismos internacionales, acreditados en el país; el presidente del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), Eduin Romero y miembros de la junta directiva y del tribunal de honor de esa organización gremial; el presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, pastor Alberto Solórzano; representantes de la sociedad civil, directores de medios, invitados especiales y familiares de los homenajeados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.