La MACCIH hace recomendaciones sobre Ley de Carrera Policial de Honduras

La Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), de la Organización de Estados Americanos (OEA), hizo hoy una serie de recomendaciones sobre el proyecto de Ley de Carrera Policial de Honduras para garantizar un eficiente servicio de seguridad a la población.

Las recomendaciones al poder legislativo sobre el proyecto, que fue presentado este mes ante los legisladores pero no se ha comenzado a discutir, buscan que “la policía esté cerca de la gente”, aseguró este jueves el vocero de la MACCIH, Juan Jiménez, en una rueda de prensa.
Jiménez subrayó que el problema de la inseguridad ciudadana “es el segundo” que siente Honduras, donde la tasa de homicidios “sigue siendo alta (un promedio de doce diarios) a pesar de los esfuerzos que se vienen haciendo” por parte de los cuerpos de seguridad.

“Creemos que todos tenemos que apoyar la mejora de la seguridad interna, de la seguridad ciudadana en el país”, añadió el vocero de la MACCIH.

En ese sentido, la MACCIH alertó que “en el proyecto de Ley de la Carrera Policial no existe una definición enfática que caracterice a la Policía Nacional como comunitaria, en donde se destaque al funcionario policial en el rol que ocupa en la sociedad”.

“Tampoco se establece el mandato de mantenerse en perfecta y sana relación con la comunidad. Si bien existe una mención a la naturaleza de Policía Comunitaria, quizás pueda ser una excelente oportunidad para fijar un rumbo claro”, señala la recomendación.

Según la MACCIH, fortalecer el concepto de Policía Comunitaria debe servir para configurar los roles que corresponden constitucionalmente, y bajo los estándares interamericanos, a la Policía civil y a las Fuerzas Armadas.

Indicó además que “de igual forma, no existe mención alguna hacia la comunidad receptora de la gestión policial y que, por tal razón, debe estar presta para apoyarla y respetarla”.

La MACCIH considera que la Ley de la Carrera Policial constituye un importante avance en el fortalecimiento de la política de seguridad pública, destinada a regular de manera especial los procesos de ingreso, permanencia e idoneidad en el cargo, derechos, responsabilidades y méritos dentro de la carrera.

También implica un “control de la función policial para evitar la comisión de actos de corrupción y desviación de la Ley, entre muchos otros”.

“Es recomendable que esta nueva legislación pueda incorporar los elementos de una Policía que garantice la seguridad de la población y el respeto a los derechos humanos”, indicó la MACCIH.

Señaló además que el proyecto “debe reconocer de manera explícita que los funcionarios policiales, objeto de la presente Ley, son funcionarios públicos, a los efectos de determinar sus niveles de responsabilidad”.

La MACCIH también recomienda que la Ley de la Carrera Policial “incorpore algunos elementos relacionados con la legislación nacional en materia de corrupción, así como algunas normas vinculadas a instrumentos internacionales de combate contra la corrupción”.

El proceso de mejorar la Policía hondureña, que durante décadas ha sido salpicada por múltiples denuncias de corrupción, tráfico de drogas, robo de vehículos, asesinatos y otros delitos en los que han tenido participación agentes y oficiales, se está dando en paralelo a un proceso de depuración de la institución.

Una comisión especial nombrada en 2016 por el Gobierno que preside Juan Orlando Hernández para depurar la Policía Nacional ha separado en un año a unos 4.000 agentes de los 12.000 que tiene la fuerza, que depende de la Secretaría de Seguridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.