La desinformación de Rusia no puede esconder su responsabilidad por la crisis alimentaria mundial

“Al igual que con su decisión de iniciar esta guerra injustificada, la responsabilidad por la
interrupción de estos suministros y el sufrimiento que está causando en todo el mundo recae

directa y exclusivamente en el Gobierno ruso”

SECRETARIO DE ESTADO DE ESTADOS UNIDOS ANTONY BLINKEN, 18 DE MAYO DE 2022

Mentir al mundo sobre la seguridad alimentaria mundial
La guerra ilegal y no provocada del presidente ruso Putin contra Ucrania ha tenido efectos
catastróficos en Ucrania, sus vecinos y los pueblos de todo el mundo. La guerra del Kremlin en
Ucrania ha sembrado la muerte y la destrucción, matando a miles de civiles, desplazando a
millones [de personas], convirtiendo en refugiados a millones más y dañando masivamente la
infraestructura civil. Los efectos devastadores de la agresión rusa han perturbado la economía
ucraniana, lo que a su vez ha exacerbado la inseguridad alimentaria mundial. Ucrania ha sido
durante mucho tiempo el “granero de Europa”, alimentando a millones de personas en todo el
mundo. Es uno de los principales proveedores de grano a decenas de países de África y Oriente
Medio. Ahora, tras la invasión total de Rusia el 24 de febrero, Ucrania ha pasado de ser “un
granero a estar en la fila del pan”, mientras el gobierno ruso utiliza la desinformación para
engañar al mundo sobre la causa de esta crisis.
La inseguridad alimentaria ha aumentado debido a la guerra de Putin. No fue causada, como
afirma el Kremlin, por las sanciones que Estados Unidos y muchos otros países han impuesto en
respuesta a la horrible agresión de Rusia contra Ucrania. La inseguridad alimentaria estaba
aumentando antes de la invasión, y la guerra de Putin exacerbó esa tendencia. Rusia minó los
campos de cereales ucranianos, atacó la navegación mercante en el mar Negro e impidió a los
ucranianos exportar su propio grano. Rusia también está saqueando el grano ucraniano para su
propio beneficio, robando grano de los almacenes ucranianos según informes creíbles. Todas
estas acciones han agravado la inseguridad alimentaria en todo el mundo.
Por otra parte, Estados Unidos y sus socios han puesto mucho cuidado en evitar que se agrave la
inseguridad alimentaria. Las sanciones estadounidenses, por ejemplo, están redactadas
específicamente para evitar la inseguridad alimentaria: incluyen excepciones para los productos
agrícolas y permiten las transacciones de exportación y reexportación de alimentos hacia y desde
Rusia, incluso con una persona o entidad sancionada. Además, Estados Unidos ha prometido

2.600 millones de dólares este año en ayuda alimentaria humanitaria para ayudar a paliar el
hambre en el mundo, a los que se sumarán otros 5.000 millones en los próximos cinco años.
El juego del Kremlin de buscar culpables y lo que espera conseguir
Los funcionarios del gobierno de Rusia, los medios de comunicación rusos financiados por el
Estado y los actores de desinformación por delegación alineados con el Kremlin están tratando
de desviar la atención de la responsabilidad de Rusia por el empeoramiento de la inseguridad
alimentaria mundial, culpando a las sanciones, a “Occidente” y a Ucrania. De hecho, la campaña
de desinformación masiva del Kremlin y sus representantes está dirigida en gran medida a las
regiones más afectadas por la crisis: Oriente Medio y África. Estos falsos relatos son
amplificados por los medios estatales controlados por el Kremlin, como RT Arabic y RT en
Francais, así como por los medios estatales de la República Popular China (RPC).
Al igual que en el pasado con las falsas narrativas sobre las armas biológicas en Ucrania, los
altos diplomáticos del gobierno ruso y sus embajadas difunden la desinformación, a menudo
concentrándose en los públicos de África y Oriente Medio. Algunas afirmaciones falsas
recientes son:
La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, calificó el bloqueo
ruso del grano ucraniano de “desinformación occidental y ucraniana”.
En su discurso del 19 de mayo en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre el
conflicto y la seguridad alimentaria, el embajador ruso en la ONU, Vasiliy Nebenzya, acusó a
Europa de “acaparar” el grano ucraniano y de realizar intercambios de “grano por armas” con
Kiev.
La embajada rusa en Egipto culpó a las “sanciones unilaterales ilegales”, mientras que la
embajada rusa en Zimbabue denunció la “injerencia occidental” en el sur global.
En su discurso del 25 de mayo por el Día de África, el ministro de Asuntos Exteriores ruso,
Sergei Lavrov, intentó deslegitimar a Ucrania e instó a los embajadores africanos en Moscú a
exigir la retirada de las sanciones “ilegales y antirrusas” para reforzar la seguridad alimentaria.
OneWorld, un sitio web vinculado a la inteligencia militar rusa, según funcionarios
estadounidenses, hizo eco de las afirmaciones de Lavrov, acusando al presidente Zelenski de
apoyar un “cártel alimentario mundial” dirigido por Estados Unidos que ejercerá el control del
suministro mundial de alimentos como “nueva arma híbrida” contra el sur global.
En su entrevista del 26 de mayo con RT Arabic, el ministro de Asuntos Exteriores Lavrov acusó
a occidente de neocolonialismo y de chantajear a los países africanos y árabes para que se sumen
a las sanciones “antirrusas”, en un intento de crear solidaridad contra lo que la propaganda rusa
llama el “occidente imperial”.

Esta desinformación pretende tanto ocultar la culpabilidad de Rusia como persuadir a los líderes
de los países en riesgo para que apoyen el fin de las sanciones diseñadas para detener la injusta y
brutal guerra de Rusia en Ucrania.
Conclusión: Dónde está realmente la culpa
Los intentos del gobierno ruso de desviar la responsabilidad de sus acciones culpando a otros del
empeoramiento de la crisis del sistema alimentario mundial son censurables. Esta crisis se siente
con fuerza en muchos países de Oriente Medio y África que importan al menos la mitad de su
trigo de Ucrania. Según el Programa Mundial de Alimentos, millones de personas corren el
riesgo de sufrir hambruna y malnutrición en estas regiones, ya que la imprudente guerra de Putin
aumenta el precio del pan, sacando el dinero de los bolsillos de las familias más vulnerables.
“Rusia es la única responsable de esta crisis alimentaria (…) a pesar de la campaña de mentiras y
desinformación del Kremlin”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, mientras
el embajador ruso en la ONU, Nebenzya, abandonaba furioso una reunión del Consejo de
Seguridad de la ONU el 6 de junio de 2022.
El gobierno ruso continúa difundiendo desinformación sobre las desastrosas consecuencias de su
guerra injustificada, incluida la inseguridad alimentaria mundial. El gobierno ruso debe dejar de
utilizar los alimentos como armas y permitir que Ucrania envíe su grano de forma segura para
que millones de personas hambrientas en Oriente Medio y África puedan ser alimentadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.