Ingreso de tropas rusas no perjudicará relaciones con Nicaragua siempre que no afecte la paz de la región: Ministro de Defensa

El ingreso de tropas rusas no afectará las relaciones entre Honduras y Nicaragua, siempre que no perjudique la paz y estabilidad de la región, manifestó este lunes el ministro de Defensa, José Manuel Zelaya Rosales.

“En el caso particular de Nicaragua, es un convenio que han tenido 10 a 15 años, todo lo que no venga a alterar la estabilidad y la paz de la región, Honduras tiene las mejores relaciones con Nicaragua”, declaró el ministro.

Señaló que Nicaragua es un país soberano al igual que Honduras y que tiene el derecho de establecer alianzas con cualquiera.

Zelaya Rosales comentó que Honduras puede tener tropas en Nicaragua como parte de ayuda humanitaria.

Cabe recordar que Nicaragua autorizó el ingreso de tropas, naves y aeronaves rusas a su territorio para participar en operaciones contra el delito en el mar Caribe y en el océano Pacífico.

El funcionario dijo que la Secretaría de Defensa, el Estado Mayor Conjunto y Cancillería están haciendo las consultas para tener las mejores relaciones con Nicaragua.

Sostuvo que los enemigos permanentes son el crimen, el narcotráfico y cualquier ilícito que afecte la soberanía.

Consultado sobre la nacionalización de los exministros Ebal Díaz y Ricardo Cardona como ciudadanos nicaragüenses, respondió que tienen el derecho humano de adquirir cualquier nacionalidad.

Aunque consideró que un funcionario siembre debe dar la cara desde que entra a la administración pública porque está expuesto al ojo público.

Zelaya Rosales indicó que las autoridades pertinentes son quienes deben de esclarecer si hay investigaciones en curso o requerimientos fiscales en contra de estos dos exfuncionarios.

Por otro lado, expresó que es su responsabilidad ordenar la Secretaría de Defensa y ser transparente en sus acciones.

Informó que fortalecerá a la Fuerza Aérea con dotación de helicópteros que funcionarán para ayuda humanitaria y cumplir con la defensa de la soberanía. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.