Gobierno de Honduras y G-16 revisan avances y desafíos en la cartera de proyectos

La designada presidencial y ministra de la Presidencia, María Antonieta Guillén, se reunió en Casa de Gobierno con los representantes del grupo de cooperantes conocido como G-16 para pasar revista a la cartera de proyectos que se ejecutan en el país y que se enmarcan en la declaración conjunta que ambas partes suscribieron el 29 de agosto pasado.

En rueda de prensa celebrada luego de la reunión, Guillén explicó que en la cita se hizo una revisión de los avances de los distintos programas de cooperación y financiamiento en diversas áreas.

Recordó que el pasado 29 de agosto, ambas partes suscribieron una declaración que representa una hoja de ruta que incluye el cumplimiento del calendario electoral, la seguridad ciudadana, derechos humanos, una política de crecimiento inclusivo y acciones relacionadas a propiciar mayores espacios de participación social.

“Hemos hecho una revisión de los trabajos que se han venido realizando en las distintas mesas técnicas tanto por parte de los organismos cooperantes y financistas como por parte del Gobierno de Honduras. Hemos identificado qué avances hemos tenido de agosto a la fecha, cuáles retos y desafíos tenemos por delante y algunos de los cuellos de botella que es importante superar para tener una ejecución más apropiada y que al final se traduzcan en un mayor beneficio para el pueblo de Honduras que es el fin de toda esta cooperación”, apuntó la funcionaria.

Aseveró que el Gobierno está empeñado en dar cumplimiento a las recomendaciones que hizola Comisióndela Verdadyla Reconciliación, así como el apoyo al proceso electoral, la revisión del presupuesto para el próximo año lo que incluye una penalización para los funcionarios que se excedan en el gasto.

Por su parte, la presidenta pro témpore saliente del G-16 y embajadora de Estados Unidos, Lisa Kubiske, indicó que en los seis meses de su período al frente del grupo de cooperantes, se encontró una ruta a seguir para trabajar con el Gobierno y el pueblo de Honduras para asegurar que la asistencia sea más efectiva.

Remembró que la declaración conjunta suscrita en agosto pasado, incluye cinco áreas de enfoque para el resto de la administración del Presidente Porfirio Lobo, pero destacó que “claro, hay mucho más que hacer que eso”.

Agregó que a un año de concluir la presente administración, considera que si se van a obtener resultados al identificar cuáles son realmente los “cuellos de botella”, en los aspectos de elecciones, derechos humanos, seguridad ciudadana, gobernanza fiscal y crecimiento a favor de los pobres.

“Vamos juntos ahora a ponernos de acuerdo en cuáles proyectos vamos a trabajar juntos en este último año y logramos hacer una cosa más, que es que el G-16, decidió tener como miembro ala Organizaciónde Estados Americanos (OEA) como un integrantes más de nuestro grupo”, agregó.

De su lado, el presidente pro témpore entrante del G-16 y representante residente del Banco Mundial en Honduras, Giuseppe Zampaglione, expresó que la relación entre los cooperantes y el Gobierno de Honduras en los últimos seis meses, es muy estrecha y constructiva y que ha tenido un éxito.

“La declaración del 29 de agosto, marca efectivamente un momento importante en nuestras relaciones y nosotros en cuanto al Banco Mundial, vamos a continuar en el marco de esa declaración sobre los varios desafíos y también trabajar sobre las medidas específicas que puedan ayudar a resolver algunos cuellos de botella y algunas reformas importantes”, añadió Zampaglione.

El diplomático reiteró el apoyo a la presente administración Lobo Sosa para lo cual también se trabajará con los otros actores representados por miembros de la sociedad civil, sector privado, Congreso Nacional, Partidos Políticos y los candidatos presidenciales, a fin que el trabajo sea consecuente con la transición al próximo gobierno.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.