Expectativas Macroeconómicas 2016

Expectativas 2016Ya ha sido presentado a la opinión pública, el Programa Monetario 2016-2017 que contiene las principales metas macroeconómicas para ese período, allí se derivan las  acciones y actividades que en materia económica el Gobierno de la República espera lograr en beneficio del pueblo hondureño.

Entre las más importantes se encuentra la correspondiente a la variación interanual del índice de precios al consumidor o (IPC), o lo que comúnmente llamamos el índice de inflación, el que el año anterior se situó cerca del 4% y este nuevo período se espera que el mismo ronde el 4.5% anual. Esta meta, es la que más impacta en la población ya que es precisamente la que denota los precios de la canasta básica, que es la que consumimos todos los hondureños, de mantenerse ese indicador para los siguientes años se favorecería la capacidad de compra del hondureño, creando menos presión sobre los salarios y por tanto cierta tranquilidad social.

En cuanto al crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) real , para los dos siguientes años se espera tener entre el 3.3% y el 3.7%, lo cual es mantener la tendencia al crecimiento de la producción nacional, que continua siendo positiva pero que esos niveles son relativamente menores a los necesarios para lograr un mayor bienestar de toda la población, en este sentido, muchos expertos opinan que para salir de los niveles de pobreza y rezago que tiene el país, se requieren un crecimientos entre 5% y 7% sostenidos por más de 5 años consecutivos.

Otro indicador de mucha importancia es el del precio de la moneda nacional respecto del dólar americano, el cual las autoridades monetarias aseguran que la devaluación se mantendrá en alrededor de un 5%, por lo que podríamos pensar que a finales del 2016 la moneda se sitúe aproximadamente en unos 23.50 lempiras por dólar, esta meta en la depreciación del lempira es muy importante en la determinación de nuestra producción exportable, así como de la competitividad que estos productos puedan tener, especialmente ahora que la competencia es a nivel global.

En términos macroeconómicos, podríamos asegurar que la situación de nuestras cuentas nacionales está ciertamente controladas, lo cual es un buen augurio para que este ordenamiento se pueda derramar en mejores y mayores beneficios a la población en términos de la generación de empleo, niveles de salud, calidad de la educación y primordialmente lo que todos aclamamos relativo a la seguridad de las personas, y obviamente el tema de la seguridad jurídica, ya que eso asegura una mayor inversión nacional y extranjera y por ende, la creación de oportunidades para los jóvenes y los adultos que no encuentran empleo.

Hay que confiar en que la situación mundial no se deteriore por los diferentes conflictos que se conocen, que el precio del petróleo, que ha sido un gran determinante en el logro de la estabilidad macroeconómica se mantenga en los niveles actuales, que los precios de nuestros productos de exportación mejoren y que además nuestros compatriotas en el exterior sigan enviando ese flujo importante de remesas que ayudan a solventar los problemas económicos de las familias

hondureñas, pero que no sigamos incentivando en forma perversa la emigración que sabemos destruye familias y crea otro problema social de otras dimensiones.

Esperamos que el 2016 sea un año bueno y que esta bonanza favorezca al pueblo hondureño. Muchos éxitos en este año.

Vea aquí el artículo en su página original: http://www.revistamym.com/2016/03/expectativas-macroeconomicas-2016/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.