EUA enjuicia a la narcotraficante Herlinda Ramos Bobadilla

La justicia de Estados Unidos enjuició ayer a la narcotraficante hondureña Herlinda Ramos Bobadilla, una de las principales cabecillas del clan Montes Bobadilla, que operó durante más de una década en el litoral atlántico de Honduras.

Como estaba previsto, “Chinda” Díaz, como es conocida en Limón, Colón, se sentó en el banquillo de los acusados frente a la jueza de distrito Leonie M. Brinkema, que dio lectura a la formalización de cargos.

Casi de manera inmediata la Fiscalía estadounidense y la defensa de la hondureña solicitaron dirimir el caso en un juicio rápido, sin darle espacio de emitir una declaración de culpabilidad o inocencia.Los fiscales estadounidenses consideraron llevar este proceso a un juicio en virtud de que tres coacusados en el expediente fueron extraditados y condenados, y por considerarlo complejo.

Se trata de los cabecillas del mismo clan, Noé Montes Bobadilla, hijo de Herlinda y sentenciado a 37 años de prisión; Arnulfo Fagot Máximo, condenado a 33 años de prisión; y José del Tránsito García, condenado a 13 años de cárcel.

“En cada instancia, la Corte declaró el caso como ‘complejo’ y fijó una fecha de juicio fuera del límite de tiempo de 70 días. La Corte debería hacer lo mismo aquí”, sugirieron los fiscales.

Sin embargo, la jueza Brinkema rechazó la petición argumentando que el caso es grave y determinó que el caso sea elevado a un juicio. “Juicio con jurado programado para el 6 de febrero de 2023 a las 10:00 AM en la Corte de Alexandria ante la juez de distrito Leonie M. Brinkema”, señala la resolución.

Previo al juicio la Corte programó una “conferencia de estado para el 18 de octubre” para conocer la carga probatoria que se presentará durante el debate.

Las extensas investigaciones de la Fiscalía de EE UU, señalan que Herlinda Bobadilla, con sus hijos y coconspiradores, “utilizaron múltiples métodos de transporte para importar y distribuir cocaína a Honduras y México, incluyendo aeronaves, embarcaciones (botes, semirremolques, sumergibles) y vehículos motorizados comerciales y privados”, por lo que cientos de toneladas de cocaína terminaron vendiéndose en las calles de varias ciudades de Estados Unidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.