Estados Unidos facilitará a centroamericanos pedidos de asilo


Estados Unidos dijo el miércoles que facilitará a guatemaltecos, salvadoreños y hondureños en situación vulnerable gestionar refugio en Estados Unidos.

La iniciativa, que será coordinada con Acnur, la Organización Internacional de Migraciones y grupos no gubernamentales, es distinta a un plan lanzado en diciembre del 2014 para otorgar refugio a menores centroamericanos que vivan en sus países y cuyos padres residan legalmente en Estados Unidos.

“Me complace anunciar que tenemos planes de expandir el programa estadounidense de admisión de refugiados para ayudar a familias e individuos vulnerables de El Salvador, Guatemala y Honduras”, dijo el secretario de Estado, John Kerry, al pronunciar un discurso sobre las prioridades de la política exterior estadounidense durante el 2016.

Perseguidos. El Departamento de Estado dijo en un comunicado que los asilos podrán adjudicarse a personas que hayan sufrido persecución por cinco motivos: raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social específico.

“La expansión de las oportunidades de reasentamiento es un elemento clave de nuestra amplia respuesta a la situación en el Triángulo Norte, y la necesidad de refugiados en el planeta”, agregó el despacho.

El presidente Barack Obama determinó en setiembre del 2015 que su gobierno admitirá 85.000 refugiados durante el año fiscal 2016, con cuotas predeterminadas a regiones específicas.

El tope anual para América Latina será de 3.000, aunque hay una reserva de otras 6.000 que no están predesignadas a región geográfica alguna.

Kerry formuló su anuncio un día después de que 146 congresistas demócratas acusaran al gobierno de Obama de abordar erróneamente como una crisis migratoria, y no como una crisis de refugiados, el éxodo de miles de personas procedentes de esas tres naciones que desde el verano de 2014 llegaron a Estados Unidos sin documentos, alegando que huyen de la violencia generada por el crimen organizado.

Los congresistas reunieron las firmas –casi tres cuartas partes de los 188 miembros de la bancada demócrata en la cámara baja– a raíz de que el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, anunció el arresto de 121 inmigrantes durante un operativo enfocado en familias y niños centroamericanos que ingresaron a Estados Unidos después del 1.° de mayo del 2014 de manera ilegal, tienen órdenes finales de deportación y han agotado las posibilidades de regularizar su situación migratoria.

El programa anunciado se suma al lanzado en diciembre del 2014 para otorgar refugio a menores centroamericanos que vivan en sus países y cuyos padres residan legalmente en EE. UU.

El Departamento de Estado dijo que desde diciembre del 2014 ha recibido un total de 6.488 solicitudes (5.590 de El Salvador, 761 de Honduras y 137 de Guatemala), y que ya residen en Estados Unidos 48 refugiados: 37 de El Salvador y 11 de Honduras.

El programa permite a los padres residentes en Estados Unidos de manera legal solicitar para sus hijos el estatus de refugiado.

Aquellos considerados legalmente como refugiados pueden trabajar de inmediato, optar al año siguiente por una residencia permanente y cinco años después, por la naturalización.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.