ÉPICO, la H olímpica elimina a España

El equipo olímpico de Honduras derroto en un vibrante encuentro a la favorita selección de España en el segundo partido del grupo D en Los Juegos Olímpicos en Londres.

Con un glorioso gol del delantero Jerry Bengston al minuto 6 del primer tiempo, luego de un perfecto centro del jugador Roger Espinoza, el equipo nacional logro sorprender al mundo al dejar eliminada a la rojita.

Luego del tanto del Bengston, el equipo tuvo que soportar por casi 89 minutos el embate de una selección europea que estaba herida y que no logro superar el cerrojo defensivo del equipo.

Con este triunfo el equipo es segundo en su grupo con 4 puntos, detrás de la selección nipona quien está en el primer lugar con 6 puntos.

Rotativos españoles comentan

 

 

 

 

Un olímpico fracaso

 

España se presentó en los Juegos mientras se discutía si era más o menos favorita que Brasil. Pero comenzó a rodar el balón y la pelota puso a la Selección en su sitio. Y su sitio está fuera de la competición. Dos derrotas contra Japón y Honduras, dos golpes duros y merecidos. Nada que objetar a los triunfos rivales y todo por reprochar a la selección española, que sólo en la última media hora, cuando todo parecía perdido, estuvo a la altura del reto y de las expectativas generadas por su presencia en los Juegos.

Hasta que el fracaso se apareció ante sus ojos, se vio a una Selección sin alma, dominada por la ansiedad, abandonada a su suerte, incapaz de encontrar su fútbol, ese juego de toque que ha hecho grande a España. El balón iba de un lado a otro con la rutina de quien rellena un formulario. No hay nada de arte en esa acción.

No se le podrá negar a esta Selección la lucha y el orgullo, que compensaron la ausencia de pausa y de lucidez, señas de identidad de este grupo y que tanto se echaron en falta. Se podrá hablar de que la fortuna dio la espalda a España, con tres remates que acabaron en los palos, o de ese claro penalti de Velásquez a Rodrigo que el árbitro venezolano Soto ignoró. No parecen excusas suficientes para justificar este fracaso, la decepción de despedirse del torneo olímpico sin marcar un gol en estos dos primeros partidos.

 

 

 

 

 

Medalla a la desgracia

 

El metal parecía asegurado, pero la selección olímpica se marchará de los Juegos de Londres con otro tipo de medalla colgada al cuello, la del infortunio. España volvió a perder, esta vez contra Honduras, y se quedó sin opciones de estar en cuartos una jornada antes del final de la fase de grupos, quién lo diría. Parece inexplicable. Lo es. Nada estuvo con España. La Rojita se marchó mandando tres balones al palo, tres, y tampoco contó con la colaboración del árbitro Juan Soto, más bien justo todo lo contrario. El colegiado nos quitó dos penaltis, uno clarísimo a Rodrigo, y algunos vieron en el venezolano a un familiar de Al Ghandour.

España comenzó perdiendo muy pronto y no pudo arreglarlo. Un gol de Bengston a los 7 minutos fue suficiente para Honduras, que contó con aliados de todo tipo, de madera, con un silbato colgado al cuello y también, justo es reconocerlo, con un héroe con guantes y alas. Mendoza, portero hondureño, inició su camino al estrellato.

No hizo nada del otro mundo España antes del descanso, pero pudo marcar un par de veces en sendos disparos de Mata que no entraron. La olímpica pudo reprocharse unas cuantas cosas en esos primeros cuarenta y cinco minutos, pero no en la segunda mitad, donde buscó el gol por todos los caminos. Lanzó tres disparos a los palos, se topó con buenas paradas de Mendoza, una espléndida a cabezazo de Rodrigo, y el árbitro colaboró en el laberinto sin salida del que no salió España. El juego salió mal, muy mal.

Muniain, ausente el primer día, acudió al rescate, pero tampoco de nada sirvió. Él lanzó a España tras el descanso, pero acabó desquiciado, como todos, ante la situación que le había planteado el fútbol, maldito cuando no ganas. En esa segunda parte, Ander entró por Koke y los de Milla hicieron todo lo posible por olvidar lo que había pasado hasta entonces, pero la introducción, el nudo y también el desenlace fueron fatales para España.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario de “ÉPICO, la H olímpica elimina a España

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.