En 13 años la fauna silvestre hondureña aumentó de 59 a 465 especies en peligro de extinción

En 2019, la comunidad científica de Honduras, con auspicio del programa en Honduras de la Sociedad para la Conservación de la Vida Silvestre (WCS, por sus siglas en inglés), y con la coordinación Técnica de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras Valle de Sula (UNAH-VS), Dirección General de Biodiversidad de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente) y el acompañamiento del Instituto de Conservación y Desarrollo Forestal (ICF), inició un proceso de actualización del estatus de las especies de fauna en peligro de extinción de Honduras. El proceso ha contado con el apoyo y participación de Instituciones de Gobierno, oenegés locales, organizaciones de Sociedad Civil, la Academia, así como investigadores y científicos hondureños independientes, quienes efectuaron la actualización del estatus de conservación de las especies de fauna en riesgo, en un informe al que nombraron “Lista Roja de Honduras”.

Este proceso fue ejecutado utilizando una rigurosa metodología internacionalmente reconocida, que fue desarrollada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en la cual fueron capacitados tanto funcionarios como científicos nacionales. Posteriormente, los participantes trabajaron en el análisis de los listados de especies de reptiles, mamíferos, anfibios, aves y peces de agua dulce que existen en Honduras, para clasificarlos de acuerdo al conocimiento existente del estatus de conservación de estas especies, concluyendo con la Lista Roja Nacional que clasifica a todas las especies de acuerdo a las siguientes categorías: extinto, en peligro crítico, amenazado, vulnerable y casi amenazado.

A pesar de las limitaciones impuestas por la pandemia, el trabajo que comenzó en 2019 continuó en jornadas virtuales y, tras una última revisión de especialistas, la Lista Roja de Honduras quedó lista para ser publicada este 2021.

Una vez oficializada, la lista se convertirá en una herramienta de consulta para la autoridad encargada de la regulación ambiental, en particular del Ministerio Público con relación a casos de defensa y explotación ilegal de la vida silvestre. Además, servirá para la toma de decisiones respecto a permisos ambientales y manejo de áreas naturales y zonas protegidas. Por ende, viene a fortalecer el quehacer ambiental y la defensa de la mega-diversidad de la naturaleza hondureña.

Resultados de la Evaluación:

En 2008 se había realizado la última evaluación del estado de las especies de Honduras, de acuerdo a las categorías de la UICN, en 13 años aumentó de 59 especies a 465. Es de carácter urgente resaltar que se ha identificado que tanto el ave (la Guara Roja) como el mamífero nacional (Venado Cola Blanca), figuran en el listado de especies vulnerables.

Honduras cuenta con una variedad de especies endémicas (es decir, que son únicas del territorio hondureño), en el proceso de evaluación se encontraron 140, de éstas tres ya se han registrado como extintas, 69 están en estado crítico, 52 en peligro y 8 en estado vulnerable. El riesgo de la extinción, es alto.

De los peces marinos, se ha encontrado en estado crítico al tiburón Mero del Caribe; y en peligro el Tiburón Ballena.

Con relación a peces de aguas continentales o dulce, se evaluó 167 especies: dos se encuentran en estado crítico, dos en peligro y siete son vulnerables. Resaltando la presencia del Pez Sierra, Tiburón de Agua Dulce, Anguila y sardinas en la categoría de riesgo de extinción.

Del grupo de anfibios, se evaluó 149 especies, de las cuales se determinó que la Rana de arroyo de la Sierra de Omoa y la Rana ladrón de Corquín, se encuentran extintas; otras 39 especies están en estado crítico; 38 en estado en peligro; y 21 vulnerables. Las especies que resaltan en categoría crítica y en peligro, son las ranas Ladrón, Arborícolas, de Arroyo, Salamandras y algunas especies de Sapos.

En tanto, el grupo de reptiles recopiló datos de 280 especímenes; en estado crítico se identificaron 39, en peligro 78 y 33 en estado vulnerable. Los que se encuentran en mayor riesgo de extinción, son el Lagarto Americano, el Caimán de Anteojos, la Iguana de Cola Espinosa de Utila y la Boa de Cayos Cochinos. Además, es preciso mencionar que también se identificó especies de tortugas en peligro de extinción, tales como la Tortuga Carey, Baula, Golfina y Verde.

Por su parte, especies de aves se estudió a 764 clases, de manera regional se encontró que el Zorzal Patirrojo está extinto; 28 se registraron en estado crítico, 34 en peligro y 78 son vulnerables. Dentro de las especies que resaltan en peligro de extinción: el Semillero Azul, Guara Roja, Guacamayo verde, Lora Nuca Amarilla, pájaro Bobo, Flamingo, Pava, Pavón, Águila Harpía, varias especies de Colibrí, Quetzal, Tucán, varias especies de Chipe.

Finalmente, en el grupo de los mamíferos fueron evaluadas 214 especies; dos fueron registradas extintas: la Jutía de Islas del Cisne y la Foca Monje del Caribe. Otras 13 se calificaron en estado crítico, seis en peligro y 24 como vulnerables. En peligro de extinción se documentó: El Jaguar, el Puma, Tigrillo, Danto, Manatí, Venado Cola Blanca, Chancho de Monte, los Osos perezosos de dos y tres dedos, los mono aullador, cara blanca y araña, Tepezcuinte, Pizote, varios murciélagos y musarañas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.