El Vaticano tardará en recuperar la confianza tras escándalos

El portavoz del Papa Benedicto XVI dijo el miércoles que llevará tiempo restablecer la confianza dentro de los muros del Vaticano y aliviar el dolor causado por el escándalo de filtraciones que derivó en el arresto del mayordomo del pontífice.

«Claramente, restaurar un clima de serenidad y confianza es un proceso, no es algo que puede resolverse en pocos días», dijo Federico Lombardi, portavoz dela Santa Sede.

«Pero hemos comenzado y estamos avanzando», agregó. El mayordomo Paolo Gabriele, de 46 años y que fue arrestado el 23 de mayo como parte de la investigación sobre el escándalo ‘Vatileaks’, fue interrogado por el fiscal del Vaticano Piero Antonio Bonnet por segundo día consecutivo el miércoles en el pequeño tribunal de la ciudad Estado.

Al mismo tiempo que Bonnet interrogaba a Gabriele, el Papa celebraba su audiencia general semanal a pocos metros, enla Plaza SanPedro. Lombardi reconoció que el escándalo sacudió la confianza entre quienes viven y trabajan dentro del Vaticano, pero sostuvo que el Papa está cumpliendo con sus funciones «de forma normal y eficiente».

Gabriele, que fue acusado de robo agravado después de que se encontrasen documentos papales en su vivienda, fue interrogado en presencia de sus dos abogados y de Nicola Picardi, otro destacado funcionario judicial dela Santa Sedeconocido como el «promotor de la justicia».

Bonnet debe decidir ahora si ordena un juicio para Gabriele y también está considerando la petición de sus abogados para que pueda salir de la «sala segura» donde está detenido en la comisaría del Vaticano y sea puesto bajo arresto domiciliario.

Muchas personas de dentro del Vaticano creen que el mayordomo – que servía las comidas de Benedicto XVI, lo ayudaba a vestirse y se sentaba en el asiento delantero del papamóvil -, no pudo haber actuado solo y podría ser un chivo expiatorio en una lucha de poder entre los cardenales.

El escándalo de las filtraciones comenzó en enero y alcanzó su peor momento el mes pasado cuando, en un lapso de pocos días, el jefe del banco Vaticano fue abruptamente despedido, se arrestó a Gabriele y salió publicado un libro con correspondencia privada dela Santa Sede.

Los documentos revelan casos de corrupción en los negocios del Vaticano con compañías italianas, rivalidades entre cardenales y choques por la gestión del banco del Vaticano. Gabriele, que recibió la visita de su esposa y pudo asistir a misa, podría permanecer bajo custodia hasta 100 días.

El robo agravado puede acarrearle una pena de hasta seis años de prisión, pero otros delitos como revelar secretos de Estado, podrían ser agregados a la lista de cargos durante la investigación. Dado que el Vaticano no tiene cárcel, Gabriele podría cumplir su sentencia en una prisión italiana, aunque la mayoría de los analistas creen que el Papa lo indultará si es hallado culpable.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.