El reto de la UMAPS está en la añeja red de alcantarillado en la capital

Bajo el fuerte sol y rodeados del distintivo hedor que emana de una alcantarilla, los obreros de la Unidad Municipal de Agua Potable y Saneamiento (UMAPS) cumplen con una función vital que en muchas ocasiones pasa desapercibida.

Las estrechas alcantarillas o peligrosos agujeros siempre estarán ahí ya que en la capital, según expertos consultados, la vetusta red de alcantarillado sanitario y drenaje pluvial predomina.

De acuerdo con el memorándum SASDP-181-2022, en los últimos tres años y siete meses, la Subgerencia de Alcantarillado Sanitario y Drenaje Pluvial de la UMAPS ha reemplazado 7,490 metros lineales de tubería.

Asimismo, se instalaron 2,486 tapaderas de tuberías y 387 casquetes (área donde se coloca la tapadera de alcantarilla) y se resolvieron 16,893 incidencias, entre ellas, las obstrucciones de drenaje.

Las cifras analizadas indican que la deteriorada red de alcantarillado sanitario y pluvial recibió en 43 meses (menos de cuatro años) 27,256 atenciones, es decir unas 633 incidencias mensuales urgieron de una reparación, en otras palabras, más de 20 problemas diarios fueron reportados y atendidos.

Para especialistas consultados por este rotativo, que la UMAPS asuma, además del cobro y distribución de agua potable, la reparación y mantenimiento del alcantarillado pluvial y sanitario “es un reto”.

“En las quebradas y ríos, al menos el 50% de colectores están completamente dañados, son unos 55 kilómetros en las calles, recordemos que necesitan ser abiertas para llegar a las tuberías viejas”, detalló la fuente.

Para el entrevistado, las tuberías de la capital, con 90 años de antigüedad, son casi obsoletas y a eso se le suma el mal uso del drenaje por parte de los abonados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.