El papa Francisco empieza a poner orden en la Iglesia Católica

El papa Francisco ha tenido un interesante encuentro en la Basílica Santa María la Mayor con el cardenal Bernard Law, acusado de haber encubierto a unos 250 curas pederastas entre 1984 y 2002, cuando fue arzobispo de la diócesis de Boston, EE UU.

En su primer día de pontificado el papa Francisco visitó Santa María la Mayor, donde reside el cardenal retirado, de 82 años, quien en ese momento se encontraba allí.

El diario italiano “Il Fatto Quotidiano” asegura en una reconstrucción de los hechos que Francisco comentó a los que le acompañaban: “No quiero que frecuente (el cardenal) esta Basílica”.

El cardenal Law, es arcipreste emérito de la Basílica Santa María la Mayor y, tras los casos de pedofilia que supuestamente encubrió, abandonó el cargo de arzobispo de Boston.

“El cardenal Law estaba presente en Santa María la Mayor como arcipreste emérito y vio al Papa, después saludó a Francisco y continuó su camino”, afirmó Federico Lombardi.

En diciembre del 2002, el papa Juan Pablo II aceptó la renuncia de Bernard Law, cardenal de Boston, entonces de 71 años, acusado de encubrir graves abusos sexuales cometidos por parte de sacerdotes de su diócesis, en una comunidad de más de dos millones de católicos. Law fue acusado de haber “protegido” a sacerdotes pedófilos pese a las denuncias de abusos sexuales en perjuicio de adolescentes y niños.

La decisión del Papa de actuar de inmediato contra Law marca el giro copernicano que supone su elección -el primer pontífice jesuita-, y la rectitud desde el primer momento de Francisco contra la propia curia romana. Según el portal digital español Religión Digital, la intención del nuevo Papa es obligar al cardenal Law a entrar a un convento de clausura. Además, recalcó que esta sería la postura de Francisco ante la pederastia, la misma que cuando era arzobispo de Buenos Aires: una actitud de tolerancia cero.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.