El abandono municipal late más en colonias periféricas de la capital

Doña Marlene Álvarez llegó hace 21 años hasta Altos de la Sosa con el deseo de superarse junto a su familia y comunidad.

La dama —ahora de la tercera edad— recapacita y se considera víctima de promesas y utopías vociferadas por las administraciones municipales de los últimos 20 años.

Ella confirmó que en un intento por cambios fue una de las 1,595 personas que el 28 de noviembre asistieron a la Escuela José María Casco para dar su voto al mediático alcalde Jorge Aldana.

“Estoy cansada de respirar tierra y cuando llueve sufro, aquí ni cunetas tenemos, la calle se raja, se mete la corriente… empezaron a hacer unas, pero no es suficiente. También tenemos problemas con el agua potable, dependemos de la cisterna”, relató afligida.

En lo que la dama se desahogaba, parte del equipo de este rotativo luchaba para evitar que su vehículo cayera en un precipicio mientras era vigilado por individuos de dudosa reputación.

En otro extremo de la ciudad, los hilos de plata llegaron a Romana Mejía, con 35 años vividos en la colonia Rosa Linda, a orillas de la devastada carretera hacia El Lolo, así como miró desfilar alcaldes presenció la displicencia de los mismos.

“Urge que nos arreglen la calle, estamos cansados de solicitarlo y no hacen nada, es una lástima que no atiendan la calle que sirve de alivio para los conductores que van o vienen de Olancho”, lamentó mientras opinaba en nombre de los habitantes de las colonias Buenas Nuevas, Brasilia, Carrizal Número Uno, San Juan del Norte y El Manantial.

Otros pobladores que permanecen a la espera son los del otrora “cañón azul”, por ejemplo, la colonia 3 de Mayo, Independencia, Zapote Norte, entre otras, zona plagada de baches, ausencia de aceras y en riesgo por los deslizamientos y la contaminación de la quebrada El Sapo.

Abdilio Moreno, presidente de la Federación de Patronatos del Distrito Central, lamentó el lento actuar de la nueva corporación municipal pese a que los capitalinos confiaron en la llegada de los cambios.

“Agosto será crucial, desde ya días dicen que ya empezará todo, daremos el beneficio de la duda porque el abandono se siente en colonias de la parte alta como Generación 2000, Nueva Capital, Ciudad Guzmán, Santa Clara y muchas más”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.