El 16 de marzo será la lectura del fallo de la repetición del juicio oral y público contra la exprimera dama

El Tribunal de Sentencia designado programó para el 16 de marzo la lectura del fallo de la repetición del juicio oral y público contra la exprimera dama, Rosa Elena Bonilla (2010-2014) y su exsecretario privado, Saúl Escobar, acusados ambos en el sonado caso “Caja Chica de la Dama”.

El Tribunal entró en etapa de deliberación y será hasta el próximo 16 de marzo a las 8:30 de la mañana que se conocerá si el fallo es absolutorio o condenatorio.

“Presentamos prueba contundente, al igual que en el primer juicio, el tribunal no tiene más que deliberar y en consecuencia condenar estas dos personas”, expresó el fiscal Juan Carlos Griffin.

Asimismo, “lo defraudado al Estado, por los ocho fraudes aproximadamente más de seis millones de lempiras, y por la apropiación indebida L12 millones, haciendo un total de L18 millones”.

La exprimera dama es acusada por la presunta comisión de ocho delitos de fraude en concurso real y uno por apropiación indebida, mientras que Escobar es imputado por ocho de fraude.

Bonilla fue condenada inicialmente a 58 años de prisión y 48 años a Saúl Escobar el pasado 4 de septiembre del 2019 por el Tribunal de Sentencia en Materia de Corrupción.

En recurso de casación, la Sala de lo Penal de la CSJ anuló la condena y ordenó la repetición del juicio oral para ambos imputados.

A su salida del Tribunal, la exprimera dama Rosa Elena Bonilla manifestó que “de los 12 millones de lempiras que me acusa el Ministerio Público, siete fueron ejecutados en proyectos y cinco millones de lempiras fueron entregados a Casa Presidencial en administración de JOH”.

Recordó que en ese tiempo, que yo le pido a la persona que me atiende en el banco, necesito una chequera, porque estaba mi mamá muy enferma, y no me ajustaban las tarjetas para pagar, le llame al muchacho, él me dio la chequera, yo no me fije en el número de la chequera, y comencé a emitir cheques personales de la cuenta esa, que ni me acordaba, yo le insistía a la ingeniera Hilda Hernández, allí esta ese dinero, ella me permitió llevarle todo el folder de lo que ya se había ejecutado”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.