Ebal Díaz y Ricardo Cardona, su esposa e hijo adquieren nacionalidad nicaragüense

Los exministros hondureños Ebal Díaz y Ricardo Cardona adquirieron la nacionalidad nicaragüense, según se publicó este viernes en el Diario Oficial La Gaceta de Nicaragua.

Junto a Ricardo Cardona también se le otorga la nacionalidad a su esposa Claudia Matute y su hijo José Ricardo Cardona Matute.

En febrero de este año, Ebal Díaz confirmó que viajó a Nicaragua y que regresaría pronto, cosa que nunca ocurrió.

Ebal Díaz se desempeñó como Ministro de la Presidencia, mientras Ricardo Cardona como Secretario Privado, también Ministro de la Presidencia y Ministro de Inclusión y Desarrollo Social en la administración del expresidente Juan Orlando Hernández, éste último extraditado a Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

De acuerdo a la publicación, los exministros cumplieron con los requisitos y formalidades establecidas en la Constitución para adquirir la nacionalidad nicaragüense por ser centroamericano de origen y tener residencia en el país.

También se señala que ambos expresaron su voluntad de adquirir la nacionalidad nicaragüense en base al artículo 17 de la Constitución Política de Nicaragua.

Los hondureños ahora nacionalizados nicaragüenses gozarán de los derechos y prerrogativas que las leyes le conceden y estará sometido a las obligaciones correspondientes a los nacionales nicaragüenses.

Por otro lado, también fueron beneficiados con la nacionalización nicaragüense la esposa del exsecretario privado,Claudia Mercedes Matute, y el hijo de ambos José Ricardo Cardona Matute.

Otra connacional que se nacionalizó como ciudadana nicaragüense es Salma Jahdai Díaz Rivera, que según la publicación es una persona que poseía la nacionalidad hondureña y era originaria de Costa Rica.

Todas estas personas residen en la capital Managua y cumplieron los mismos requisitos que hicieron los exfuncionarios de la administración de Juan Orlando Hernández.

En febrero de este año, Ebal Díaz confirmó que viajó a Nicaragua y que regresaría pronto, cosa que nunca ocurrió. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.