Dos nuevos santos para la Iglesia Católica

San Juan XXIII y San Juan Pablo II han sido canonizados hoy por el Papa Francisco en una multitudinaria ceremonia en la Plaza de San Pedro.

El Papa Francisco hizo la proclamación en latín, al comienzo del acto en el que la Iglesia católica elevó a los altares a los dos papas, en una ceremonia concelebrada con el papa emérito Benedicto XVI.

Antes de situarse en el altar, Francisco se acercó a Benedicto XVI, al que dio un abrazo. Este ha sido un acontecimiento histórico dado que en la misma plaza, dos pontífices vivos -uno en el cargo y otro jubilado- han participado en la santificación de otros dos papas tan cercanos en el tiempo.

“En honor de la Santísima Trinidad, por la exaltación de la fe católica y el incremento de la vida cristiana, con la autoridad de nuestro Señor Jesucristo y de los santos apóstoles Pedro y Pablo, después de haber reflexionado largamente e invocado la ayuda divina y escuchando el parecer de muchos de nuestros hermanos obispos, declaramos santos a Juan XXIII y a Juan Pablo II”.

Y finalmente, instó a que los dos papas sean inscritos en los libros de los santos.

Durante la homilía de la misa pronunciada en italiano, el Papa Francisco dijo que los dos nuevos santos “restauraron y actualizaron la Iglesia según su fisionomía originaria” y que “fueron dos hombres valerosos, llenos de la parresia (termino griego que significa libertad) del Espíritu Santo, y dieron testimonio ante la Iglesia y el mundo de la bondad de Dios, de su misericordia”.

El pontífice argentino terminó su homilía pidiendo que “estos dos nuevos santos pastores del Pueblo de Dios intercedan por la Iglesia, para que, durante estos dos años de camino sinodal, sea dócil al Espíritu Santo en el servicio pastoral a la familia”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.