Delitos contra el honor deben salir del Código Penal y pasar a lo civil

Honduras es de los pocos países en el mundo que penaliza con cárcel los delitos contra el honor; al grado que en los últimos dos años y medio cada tres días una persona es acusada por injuria, calumnia o difamación en el país.

Información del Poder Judicial que detalla que desde el 1 de enero de 2020 hasta el 30 de junio de 2022 un total de 270 personas enfrentaron un proceso jurídico por esos cargos, tipificados en el Código Penal vigente como delitos contra el honor.

De los últimos tres años, incluyendo los primeros seis meses de 2022, en 2021 fue cuando más casos se registraron en los tribunales de justicia; para el caso, 66 personas fueron acusadas por injurias, 49 por calumnias y seis por el delito de difamación.

En el año 2020, por injurias, fueron enjuiciadas 56 ciudadanos, 25 por calumnias y 11 por el delito de difamación.

En el presente año, ya son 57 hondureños los acusados por estos delitos. Gran parte de los inmiscuidos en este tipo de problemas legales son periodistas y comunicadores sociales, entre otros ciudadanos.

Un rotundo rechazo

El Comité por la Libre Expresión (C-Libre) es uno de los organismos de la sociedad civil hondureña que ha criticado efusivamente el hecho de que los delitos contra el honor fueron ratificados en el Código Penal, en las últimas reformas realizadas a esta normativa jurídica en el año 2020.

“Este tipo de delitos es el más usado para criminalizar a los periodistas y comunicadores sociales y es utilizado especialmente con periodistas críticos de cualquier medio de comunicación”, explica Amada Ponce, directora ejecutiva de C-Libre.

En los cinco años más recientes, C-Libre acompañó jurídicamente a 48 periodistas que en su momento fueron arrimados a los tribunales de justicia, acusados por estos dolos.

En un gran porcentaje, en el caso de los comunicadores, las acusaciones se derivan de la crítica que estos hacen en sus espacios en los medios de comunicación, principalmente cuando hacen públicos casos de corrupción en los que se ven involucrados altos funcionarios del Estado y su manejo de los fondos del erario público.

Se busca despenalizarlos

Carlos Ortiz, presidente de la Asociación de Prensa Hondureña (APH), sobre la importancia de despenalizar estos delitos, expresó que “hemos estado reunidos con la Comisión de Asuntos Constitucionales del Congreso Nacional y les hemos planteado que necesitamos urgentemente que se despenalicen estos delitos del Código Penal”.

Agregó: “Hay anuencia en el Congreso para llevar al hemiciclo legislativo esta iniciativa. Como APH estamos solicitando, a la brevedad posible, que sean derogados estos artículos”.Por su parte, Osman Reyes, presidente del Colegio de Periodistas de Honduras (CPH), comparte que “ya tenemos casi un compromiso de la comisión en el Congreso de despenalizar los delitos contra el honor”.

Reyes señaló que lo recomendable sería que estos delitos se eliminen del Código Penal y pasen al ámbito civil, pero hace la salvedad de que al pasar a la parte civil las penas económicas no deben ser desproporcionadas.

“Me parece que esos delitos contra el honor deben salir del Código Penal, debe buscarse otras formas de poder sancionar aquellas conductas que se considere que rompen con la ética periodística, pero no se debe introducir en una ley de carácter penal, porque eso a la larga se convierte en una afrenta a la libertad de opinión y de prensa”, asevera Mario Díaz, coordinador de los Tribunales de Sentencia de Francisco Morazán.

Esta última petición es generalizada entre los entendidos en la materia, que los casos de injurias, calumnias y difamación salgan del Código Penal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.