DEA acusa a exalcalde y diputado de narcotráfico

NUEVA YORK – La DEA y la Oficina del Fiscal de Manhattan anunciaron hoy que los cargos tienen presentado ante el tribunal federal de Nueva York contra el congresista hondureño Midence Oquelí Martínez Turcios y en una acusación separada, Arnaldo Urbina Soto, Carlos Fernando Urbina Soto, y Miguel Angel Urbina Soto.

Los cargos en cada acusación incluyen conspirar para importar cocaína en los Estados Unidos y los delitos relacionados con armas que implican el uso y la posesión de ametralladoras y dispositivos destructivos. Estados Unidos busca las extradiciones de los acusados de Honduras.

“La DEA y nuestros socios continúan exponiendo la corrupción relacionada con las drogas en todo el mundo, lo que violencia e insurgencia al tiempo que se revoca el estado de derecho “, dijo el agente especial de la DEA a cargo Raymond P. Donovan de la División de Operaciones Especiales.

“Estos funcionarios electos hondureños y sus asociados supuestamente conspiraron con el Cartel de Sinaloa e inundaron las comunidades estadounidenses con enormes cantidades de veneno mortal. La DEA espera su extradición a los Estados Unidos enfrentar la justicia estadounidense y responder por sus muchos crímenes”.

El abogado estadounidense de Manhattan Geoffrey S. Berman dijo: “Como se alega, estos acusados ​​incluyen un Congresista hondureño y ex alcalde hondureño. Todos están acusados ​​de conspirar para importar cocaína a los EE. UU. y conspirar para usar y llevar ametralladoras y armas destructivas dispositivos para promover la importación de cocaína. Demandados conectados políticamente en Honduras supuestamente trabajar en alianza con los carteles violentos de la droga es una receta para el daño aquí en los EE. UU. comprometido a trabajar con la DEA para controlar y enjuiciar esa conducta “.

Como se alega en las Acusaciones reveladas en un tribunal federal: Desde, por lo menos, en 2004, aproximadamente, hasta e inclusive en 2014, el tráfico múltiple de drogas organizaciones en Honduras y en otros lugares trabajaron juntas, y con el apoyo de Martínez Turcios, los acusados ​​de Urbina Soto y otros, para recibir cargas de varios cientos de kilogramos de cocaína enviada a Honduras a través de rutas aéreas y marítimas desde, entre otros lugares, Venezuela y

Colombia. Los cargamentos de cocaína fueron transportados hacia el oeste dentro de Honduras hacia el frontera con Guatemala y finalmente importado a los Estados Unidos, a menudo en coordinación con miembros de alto rango del Cartel de Sinaloa de México.

Martínez Turcios es un legislador, conocido como diputado, en el Congreso Nacional de

Honduras. Martínez Turcios es el segundo congresista hondureño en ser acusado en conexión

con la investigación de la DEA sobre el tráfico de drogas con conexiones políticas en Honduras. En Enero 2018, el congresista hondureño Fredy Renan Najera Montoya también fue acusado de conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos y delitos relacionados con armas de fuego. Ver Estados Unidos v. Nájera Montoya, S1 15 Cr. 378 (PGG).

Martínez Turcios era miembro de una violenta organización hondureña de tráfico de drogas conocida como los Cachiros. Entre o alrededor de 2004 y en o alrededor de 2014, Martinez Turcios recibió un total de más de $ 1 millón en sobornos y otros pagos de los líderes de los Cachiros, que usó para, entre otras cosas, enriquecerse y financiar sus actividades de campaña y operaciones políticas.

Martínez Turcios ayudó a dar la apariencia de legitimidad a los líderes de los Cachiros por virtud de su posición política y autoridad, y actuando a veces como propietario parcial nominal de una de las compañías de lavado de dinero de la organización, Ganaderos Agricultores del Norte, S. de R.L. de C.V. Martínez Turcios también brindó apoyo directo para el tráfico de drogas violento actividades de los Cachiros. Por ejemplo, Martínez Turcios acompañó personalmente a algunos Cachiros los envíos de cocaína a medida que eran transportados a través de Honduras, manejaban la seguridad fuertemente armada equipos responsables de proteger grandes cantidades de drogas, participaron en el entrenamiento con armas proporcionado a los asesinos de Cachiros pagados reclutados de la pandilla conocida como Mara Salvatrucha, o MS-13, y ayudó a planear y participó en actos de violencia perpetrados por miembros y asociados de los Cachiros.

Como se alega en una Acusación por separado, entre alrededor de 2005 y alrededor de 2014, Arnaldo Urbina Soto, Carlos Fernando Urbina Soto y Miguel Angel Urbina Soto operaron una droga organización de tráfico con sede en Yoro, Honduras, donde Arnaldo Urbina Soto actuó como alcalde entre o alrededor de 2009 y en o alrededor de 2014. Los acusados ​​Urbina Soto capitalizaron en su poder en el departamento de Yoro y alineado con otros importantes sindicatos criminales hondureños, tales como los Cachiros y el grupo de Copan dirigido por Miguel Arnulfo Valle Valle y Luis Alonso Valle Valle, para recibir aviones cargados de cocaína en varios lugares de Honduras, incluyendo pistas de aterrizaje clandestinas en áreas remotas, así como carreteras públicas en las cercanías de Yoro. El Urbina Los acusados ​​de Soto coordinaron, y en ocasiones se unieron personalmente, detalles de seguridad fuertemente armados

que supervisó la descarga de los aviones y el transporte de la carga ilícita en conexión con la importación de cantidades masivas de cocaína en Estados Unidos.

Martínez Turcios, de 57 años, está acusado de tres cargos: (1) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos. Estados, (2) usar y llevar ametralladoras y dispositivos destructivos durante y poseyendo ametralladoras y dispositivos destructivos en apoyo de la conspiración de importación de cocaína, y (3) Conspirar para usar y llevar ametralladoras y dispositivos destructivos durante, y poseer ametralladoras y dispositivos destructivos en apoyo de la conspiración de importación de cocaína. Si condenado, Martínez Turcios enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 10 años en prisión y una máximo de la vida en prisión en el Primer Cargo, una sentencia mínima obligatoria de 30 años en prisión y una pena máxima de cadena perpetua en el Conde Dos, y un plazo máximo de 20 años en prisión en el Conde Tres.

La segunda Acusación acusa a Carlos Fernando Urbina Soto, de 44 años, y Miguel Ángel Urbina Soto, 39, con violar los mismos estatutos que Martínez Turcios. Arnaldo Urbina Soto, de 37 años,

es acusado en dos cargos: (1) conspirar para importar cocaína a los Estados Unidos, y (2) conspirar para usar y portar ametralladoras y dispositivos destructivos durante y poseer ametralladoras y

Dispositivos destructivos en apoyo de la conspiración de importación de cocaína. Si es declarado culpable, Carlos Fernando Urbina Soto y Miguel Ángel Urbina Soto enfrentan cada uno una sentencia mínima obligatoria de 10 años de prisión y un máximo de cadena perpetua en el Primer Cargo, un mínimo obligatorio sentencia de 30 años de prisión y un máximo de cadena perpetua en el Conde Dos, y un Plazo máximo de 20 años de prisión en el Cargo Tres. Si es declarado culpable, Arnaldo Urbina Soto se enfrenta a un sentencia mínima obligatoria de 10 años en prisión y una pena máxima de cadena perpetua en El conde uno, y un término máximo de 20 años en prisión en el tercer cargo.

La Unidad de Investigaciones Bilaterales de la División de Operaciones Especiales de la DEA coordinó esta investigación junto con DEA Strike Force de Nueva York y la Representación de Tegucigalpa en la DEA. Los Estados Unidos. Oficina de Asuntos Internacionales del Departamento de Justicia y la Oficina del Fiscal de los Estados Unidos para el El Distrito Este de Virginia también contribuyó en esta investigación.-LaTribuna.hn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.