Cavendish da una lección al esprint, Philipsen aguanta el liderato

En un alarde de fuerza, habilidad y sentido táctico, el británico Mark Cavendish, a sus 36 años, se adjudicó al esprint la segunda etapa del Tour de los UAE disputada entre Hudayriyat Island y Abu Dabi Breakwater, de 176 km, en la que superó en duelo directo al belga Jasper Philipsen (Alpecin Fenix), quien retuvo el jersey rojo de líder.

Una gran exhibición del «Expreso de Man», quien ya estrenó el casillero de la temporada en Omán. Esta vez, enrabietado por quedarse con las ganas en la primera etapa, no perdonó y encontró su mejor versión atacando de lejos y haciendo inútil el esfuerzo de Philipsen.

Con un tiempo en meta de 4h.20,45, en una jornada lenta que se cerró a 40 kms/h, «Cav» logró la décima victoria para la «manada de lobos» en 2022. El podio lo cerró el alemán Pascal Ackermann (UAE Emirates).

Philipsen se quedó con el maillot rojo, el cual podrá defender en la tercera etapa con una renta de 4 segundos sobre el ruso Dimitry Strakhov, del Gazprom, quien se coló en la fiesta con una fuga compartida en las arañó unos segundos de bonificación. La tercera plaza es para Cavendish, a 6 segundos.

Una etapa muy tranquila por los alrededores de Abu Dabi, completamente llana y marcada por el viento. El pelotón no malgastó energías hasta los últimos kilómetros, cuando se activó el protocolo habitual del esprint.

Tres hombres del mismo equipo, del Gazprom, hecho curioso, protagonizaron la fuga del día, una aventura sentenciada, pero impulsada por la ilusión que mueve a los modestos, o aventureros soñadores. Los rusos Strahov y Kochetko y el checo Kukrle se adelantaron hasta que la pancarta de 30 km a meta empezó a desperezar al pelotón.

Las imágenes de relajación, próxima a la desidia, dieron paso a la aceleración de los últimos kilómetros. El Quick Step lanzó el ritmo de lejos, una clara candidatura para Cavendish, pero Ineos para Viviani, Bike Exchange para Groenewegen y el Groupama para Demare, querían meter baza a medida que se acercaba la meta.

Nadie dominó las maniobras. El grupo se abría en varios sectores. Bike Exchange se puso en mayoría al frente, pero a la hora de la verdad el Bora soltó la carta de Bennett. Cavendish, encerrado, siguió la rueda de Morkov, su lanzador, pero marcando siempre la estela del irlandés, el primero en atacar en serio.

Cavendish se abrió paso, y desde lejos arrancó. Philipsen salió tras él, pero el plusmarquista de victorias de etapa en el Tour de Francia junto a Eddy Merckx, agarró unos metros que resultaron suficientes para alzar los brazos. Escena que ha repetido 160 veces. Una legenda en vigor.

Este martes se disputa la tercera etapa en la modalidad de contrarreloj individual en una circuito de 9 km con salida y llegada en Ajman, el estado miembro más pequeño de lo 7 que integran los Emiratos Árabes Unidos, enclave turístico de atractivas playas. EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.