Casa Alianza: “Alarmante el índice de ejecuciones extrajudiciales en el gobierno de Juan Orlando Hernández.”

Casa Alianza en su informe correspondiente al mes de marzo del presente año, revela con suma preocupación, la manera en que la niñez y la juventud, siguen siendo las principales victimas de la violencia en Honduras, las cuales quedan cubiertas con el manto de la impunidad.

Según las cifras presentadas, 93 niños, niñas y jóvenes menores de 23 años fueron muertos de forma violenta en el mes de marzo, frente a las 84 muertes registradas en el mes de febrero, cifras que demuestran el dolor de cientos de familias que se desangran en medio de una total indefensión.

El Director de Casa Alianza en Honduras, José Guadalupe Ruelas, indicó que cada vez es  más claro el patrón en el cual, personas organizadas con acceso a vehículos, armas y equipo de gran costo, privan de su libertad, torturan y asesinan o ejecutan a niños pobres, quedando estos casos en total impunidad.

El gobierno de Juan Orlando Hernández, ante esta realidad, no ha logrado articular una estrategia de seguridad eficiente y lejos de ello, apuesta por una campaña publicitaria, tendiente a mejorar su imagen y queriendo hacer creer a la opinión pública nacional e internacional que la situación va mejorando, cuando la realidad es otra.

Se entiende como ejecución arbitraria o sumaria la privación de la vida como resultado de una sentencia impuesta mediante un proceso sumario, en el cual no se han respetado las garantías estipuladas en los acuerdos 6, 14 y 15 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y políticos. También son consideradas como tales,  las ejecuciones extralegales, dado que estas muertes se producen al margen de un proceso judicial o legal, a la vez que es ilegal con arreglo a las leyes nacionales.

Según el informe, las muertes violentas hacen referencia únicamente a las muertes provocadas por la acción voluntaria de otros, mientras en  publicaciones, los medios de comunicación reportaron la muerte violenta de 287 personas, lo que representa una cifra de 9.5 muertes violentas diarias.

De estas muertes, 257 fueron del sexo masculino y 30  del sexo femenino, mientras que 152 casos corresponden a niños, niñas  y jóvenes  menores de 30 años, representando el 53 por ciento de las víctimas. Los casos reportados están en edades entre los 2 y 74 años.

La preocupación del Director de Casa Alianza aumenta  cuando las causas de las muertes violentas durante marzo fue el arma de fuego en el 80% de los casos, los heridos de arma blanca alcanza el 6% y la asfixia con el 5%.

La situación alcanza niveles alarmantes, mientras el Gobierno de Juan  Orlando Hernández ha perdido toda la capacidad para frenar la ola delincuencial que azota al país,  y carece a la vez de políticas públicas que conlleven a una formación integral de la juventud y la falta de programas de protección a los niños y a las niñas en todo el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.