Bélgica logra un histórico tercer puesto; Croacia y Francia preparan la batalla final en Rusia-2018

Bélgica venció este sábado por 2-0 a Inglaterra y logró un histórico tercer puesto en el Mundial de Rusia-2018, antes del plato fuerte de la final entre la favorita Francia y la impensada Croacia el domingo en Moscú.

– Diablos históricos –

Thomas Meunier, a los 4 minutos, abrió el marcador y el capitán Eden Hazard cerró la cuenta al 82 en San Petersburgo para llevar a los Diablos Rojos a un tercer puesto por primera vez en un Mundial.

El último lugar en el podio del Mundial generalmente deja sabor a poco, aunque para Bélgica tuvo el incentivo de superar el cuarto puesto que logró en México-1986 con una gran generación integrada por Enzo Scifo, Jan Ceulemans y Jean-Marie Pfaff.

Para el seleccionador belga, el español Roberto Martínez, lo logrado por sus jugadores es un «éxito».

«Por supuesto, jugar siete partidos lo han hecho pocas selecciones. Anotamos 16 tantos con 10 goleadores diferentes, un récord. Remontamos dos goles a Japón (3-2 en octavos), derrotamos a Brasil (2-1 en cuartos)… fueron logros importantes».

«Y además hemos jugado un fútbol que a los aficionados neutrales les ha seducido», agregó.

Hazard, elegido el mejor del partido, coincidió con su técnico en destacar que Bélgica ha «conseguido algo magnífico».

«Una Copa del Mundo casi perfecta», añadió el centrocampista del Chelsea, quien destacó que el equipo debe «seguir trabajando para dentro de dos años en que llega la Eurocopa y otro Mundial dentro de cuatro años».

Inglaterra no pudo sacudir su modorra con los éxitos y se quedó con el cuarto lugar, igual que en Italia-1990.

Sabor a poco para el país campeón mundial en 1966, que ha inventado el fútbol y tiene una de las ligas más poderosas del mundo.

«Estamos muy orgullosos de lo que hicimos. No nos engañamos sobre dónde estamos como equipo. Acabamos entre los cuatro primeros, pero todavía no somos uno de los cuatro mejores equipos del mundo. Lo sabemos y nunca nos escondimos tras ello», afirmó el técnico de los Tres Leones, Gareth Southgate.

El único aliciente para los Pross es que su capitán Harry Kane, con seis tantos, está muy cerca de calzarse la Bota de Oro, mientras que el belga Romelu Lukaku se clavó en cuatro.

Pero a Kane se la ha secado la pólvora desde hace tres partidos, ya que su último gol fue en los octavos de final ante Colombia, 1-1 (4-3 por penales), y tal vez esa sea una de las razones por las que Inglaterra jugó este sábado en San Petersburgo y no el domingo en Moscú.

Los finalistas franceses Antoine Griezmann y Kylian Mbappé, los otros dos aún en liza, les siguen con tres, pero de alcanzar alguno de ellos a Kane en la final seguramente se irá de Moscú condecorado también como el mejor jugador del Mundial.-AFP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.