Arrestan a una decena de miembros de la mafia de Nueva York

Diez integrantes del clan Bonnano de la mafia neoyorquina fueron arrestados y acusados el martes de extorsión y préstamos usureros, en el tercer golpe a la Cosa Nostra en poco más de seis meses.

La familia Bonnano es una de las cinco grandes familias de la mafia italoestadounidense del noreste de Estados Unidos, junto a los Colombo, los Gambino, los Luchese y los Genovese.

Los diez detenidos son acusados de 37 delitos, entre ellos asociación para delinquir, intento de asesinato, extorsión, apuesta ilegal, conspiración para robar, conspiración para provocar incendios, conspiración para distribuir drogas y conspiración para obstruir la justicia.

Los delitos fueron cometidos durante casi dos décadas -de enero de 1998 a este mes de marzo- en Howard Beach, en el distrito de Queens, no lejos del aeropuerto JFK, donde los acusados utilizaban métodos violentos para cobrar deudas, según la fiscalía del distrito este de Nueva York, que llevó a cabo una larga investigación.

Ronald Giallanzo, alias «Ronnie G», el integrante del clan Bonnano con más poder, había organizado un sistema de préstamos a tasas «exorbitantes». Los préstamos ascendían a hasta tres millones de dólares, según la investigación del equipo de la fiscal federal Bridget Rohde.

Los investigadores citan el ejemplo de un hombre que debía 250.000 dólares a los acusados y no había pagado los intereses quincenales reclamados.

Ronnie G. y uno de sus hombres lo golpearon en el asiento trasero de un coche mientras le gritaban «¿Dónde está mi puto dinero?».

Otro miembro de la banda, Evan Greenberg, alias «The Jew» (El Judío), se había jactado asimismo de haber levantado a un mal pagador por las rodillas, haciendo que su cabeza golpeara el bitumen.

El grupo es también acusado de haber obtenido bajo amenazas varios bienes, sobre todo joyas, de haber traficado droga y de haber organizado un sistema de apuestas ilegales.

El conjunto de estas actividades criminales reportó a esta falange del clan Bonnano más de 26 millones de dólares, según la fiscalía.

Giallanzo habría ordenado también el asesinato de un hombre para vengarse de un robo cometido a los miembros del grupo. Blanco de varios disparos, el hombre consiguió no obstante escapar.

El barrio de Howard Beach alberga a una fuerte comunidad italoestadounidense y es a veces presentado como feudo de la mafia neoyorquina.

Los 10 sospechosos serán presentados este martes a un juez federal de Brooklyn para ser formalmente inculpados.-EFE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.